‘Absuelto’ un guardia civil que se vio envuelto en un altercado con policías nacionales en un bar



“No existe el más mínimo indicio probatorio que haga pensar que la conducta del cabo primero y del guardia civil fuera merecedora de reproche disciplinario”, de ahí que el instructor proponga “la terminación sin responsabilidad” de un expediente disciplinario por falta grave para esos dos miembros del Instituto Armado.

Así ha concluido para un cabo y un agente el expediente disciplinario tramitado a cuenta de un altercado en un pub, en el que se vieron envueltos cuatro miembros de la Guardia Civil con los camareros del local y con los dos agentes de una patrulla de la Policía Nacional que acudieron al recibir la llamada del personal del pub.

Fuentes jurídicas consultadas por ECD destacan que en estos expedientes a guardias civiles es poco usual que en vía administrativa sean declarados sin responsabilidad: lo usual es que sean sancionados y tengan que recurrir a la vía contencioso-administrativa de la justicia para ser exonerados.

El cabo primero ha estado apoyado durante el proceso por la Asociación Profesional de Cabos de la Guardia Civil y ha contado con la asistencia de la abogada Silvia Domínguez García, socia-directora de SDG Abogados.

Intentó apaciguar

El argumento que utilizó en todo momento este cabo primero para defenderse fue que él no sólo no participó en ninguna discusión, sino que cuando se percató de que se estaba produciendo esa discusión entre compañeros guardias civiles y personal del local, se acercó a intentar apaciguar a los presentes, sin entrar a discutir ni mucho menos agredir a nadie.

Pese a ello, a este cabo primero se le incoó un expediente disciplinario, junto a dos guardias civiles. Al cuarto miembro del grupo no se le abrió expediente.

Incidente con los camareros y con los policías

El problema surgió, al parecer, cuando los trabajadores del local avisaron a los clientes de que iban a cerrar porque debían preparar el pub para una actuación, un monólogo, programado para esa noche.

Según la denuncia de los empleados, un guardia civil se encaró con los camareros, y ahí (de acuerdo con la denuncia de éstos) se inició un forcejeo violento que motivó la llegada de dos patrullas de la Policía Nacional.

Siempre según esa denuncia, este guardia civil se enfrentó verbalmente también con uno de los policías nacionales que se personó en el local.

Sin embargo, el cabo primero y el otro guardia civil abandonaron el local en actitud tranquila.

Por todo ello, el instructor del expediente no sancionar a estos dos efectivos, al concluir que en los hechos que supondrían una falta grave por “la observancia de conductas gravemente contrarias a la dignidad de la Guardia Civil” no queda acreditada la participación del cabo primero ni de otro guardia civil expedientado.

Es más, llega a decir que “no existe el más mínimo indicio probatorio que haga pensar que la conducta del cabo primero y del guardia civil fuera merecedora de reproche disciplinario”.





Source link