Accidente o delito de odio ¿Qué pasó con el cruceiro hecho añicos en una plaza de Madrid?



Construido en granito, la Xunta de Galicia entregó en 1998 al pueblo de Madrid un cruceiro como muestra de gratitud. El símbolo de hermanamiento fue colocado en la plaza de Jacinto Benavente, junto al Centro Gallego y a escasos 200 metros de la Puerta del Sol. Y allí ha estado 24 años hasta que el pasado 6 de noviembre acabó hecho añicos. Algunos testigos de lo sucedido hablaron de accidente de una persona bajo los efectos del alcohol, otros que fue un pequeño desastre ya que la cruz se vino abajo por el peso de una persona que intentaba hacerse un ‘selfie’, mientras que PP y Vox hablan de delito de odio contra los cristianos. ¿Qué pasó exactamente?





Los hechos ocurrieron el 6 de noviembre sobre las doce de la mañana cuando, en presencia de mucha gente, un componente del grupo de música que tocaba en la citada plaza se subió al pedestal y derribó la cruz de granito, que se hizo añicos sin lastimar a nadie, señala el informe policial.

Se trata de una cruz que hasta 2013 estuvo protegida por una valla que, tras la última reforma de la plaza, ordenada bajo el mandato de Ana Botella (PP), fue retirada.

Desde Vox se cargaron las tintas. Su vicepresidente Primero de Acción Política, Jorge Buxadé,se apresuró a señalar que “no es vandalismo, es odio religioso”.


Y la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, apostilló: “Se empieza por lugares de culto, por atacar valores y sensibilidades, y se sigue así”.







Avisados por unos ciudadanos, varios agentes de la Policía Municipal se personaron en el lugar y tras comprobar los daños, condujeron a los miembros del grupo a dependencias policiales, donde tomaron la filiación a seis personas.

Tras responsabilizarse de los destrozos uno de ellos, la policía le abrió un procedimiento de denuncia por daños, según las fuentes que consideran que todo fue un infortunio fruto de un acto imprudente.

A falta de dar carpetazo al suceso, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha recogido el guante y ha anunciado que se restituirá con “un nuevo símbolo más resistente y duradero”.

“Ningún acto vandálico podrá romper los profundos y sólidos vínculos que nos unen. Galicia volverá a regalar a Madrid un nuevo símbolo de nuestra cohesión, aún más resistente y duradero”, ha sentenciado Feijóo.











Source link