Acercan al País Vasco a un etarra condenado por tratar de volar un tren



El plan de acercamiento de terroristas de ETA a cárceles más cercanas al País Vasco y a Navarra suma dos nuevas decisiones. El Ministerio del Interior ha informado de que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha ordenado el traslado de dos internos condenados por terrorismo.

El primero de los citados en la nota de Interior es Garikoitz Arruarte Santa Cruz, que estaba ingresado en el centro Penitenciario de Almería y que pasará a cumplir condenado en la cárcel de Soria, es decir, 679 kilómetros más cerca del País Vasco y Navarra.

El departamento de Fernando Grande-Marlaska subraya que Arruarte “ingresó en prisión el 29 de diciembre de 2003 y tiene una condena de 20 años por homicidios frustrados”.

Además, señala que cumplió las tres cuartas partes de la pena en diciembre de 2018, que “ha aceptado la legalidad penitenciaria y rechaza la violencia”, y por ello “la Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario de Soria ha propuesto su progresión a segundo grado y traslado a centro cercano a su entorno familiar”.

Maleta-bomba en un tren con 184 personas

Desde hace años, este terrorista de ETA reclama su excarcelación o su acercamiento por su estado de salud.

Garikoitz Arruarte fue condenado junto con Gorka Loran Lafourcade por el atentado frustrado contra un tren Madrid-Irán en la Nochebuena de 2003. La Sala Segunda del Tribunal Supremo confirmó una condena de 2.775 años de  cárcel que le impuso la Audiencia Nacional.

Este etarra fue detenido con una maleta de 28 kilos de explosivos en una estación de San Sebastián. Esa maleta no se llegó a cargar en un tren, pero otra con 20 kilos de dinamita sí partió en un Intercity Irún-Madrid. La Policía Nacional pudo desactivar la maleta tras parar el tren en Burgos.

La sentencia les condenó por 184 homicidios terroristas en grado de tentativa, por los 180 pasajeros y cuatro empleados de Renfe que viajaban en el tren en el que colocaron la maleta con explosivo. El artefacto estaba programado para que explotara 40 minutos después de llegar a la estación de Chamartín (Madrid).

Secuestro de una familia con un niño

El otro etarra acercado es Gorka Joseba Lupiáñez Mintegui, que de Topas (Salamanca) pasa a la cárcel de Logroño (350 kilómetros más cerca del País Vasco).

“El interno, que ingresó en prisión el 11 de diciembre de 2007, se encontraba en la prisión salmantina en calidad de preso preventivo. Extinguió su anterior codena, de 11 años y 11 meses de prisión, el 28 de octubre de 2019, en segundo grado por orden del Juez Central de Vigilancia Penitenciaria”, señala Interior, y “tras una nueva condena por los delitos de detención ilegal, robo y tenencia de explosivos, la Junta de Tratamiento de Topas ha propuesto una clasificación inicial en segundo grado que ha aprobado el Centro Directivo, junto con el traslado a la prisión de Logroño para el cumplimiento de la misma”.

Lupiañez secuestró a una pareja de españoles y a su hijo de cuatro años en la región francesa de Las Landas, para robar su autocaravana. Con este vehículo los etarras de la T-4 atentaron contra una torra eléctrica en Castellón. Gorka Lupiáñez mantuvo secuestrados durante dos noches a esa familia.





Source link