«Ángel ‘Pato’ Cabrera no regresó al país porque no hay vuelos»



«(Ángel ‘Pato’) Cabrera ha viajado al exterior con motivo de un viaje de carácter laboral, para jugar al golf profesional, y tiene que competir en Estados Unidos», explicó la noche del miércoles el abogado del deportista, Miguel Alejandro Gavier. Durante la jornada, hubo varias menciones respecto de la ausencia de su cliente ante el inminente comienzo del juicio por dos causas de violencia de género en presunto perjuicio de su expareja Cecilia Torres Mana.

El fiscal del 3º Turno de Violencia Familiar, Cristian Griffi, quien tramita nuevas causas en su contra por desobediencia a la autoridad al haber roto Cabrera órdenes de restricción de acercamiento, pidió su detención porque el golfista no dio aviso de su salida del país.

Para Gavier, la prohibición de salir del país o la notificación de salida «no está expresamente impuesta” en el expediente. «Cabrera no ha violado ninguna norma ni ninguna restricción», completó el defensor.

El letrado respondió dos preguntas claves sobre la situación de su cliente. A su falta de presencia en la Cámara 2ª del Crimen para ser notificado del juicio por dos causas de violencia contra Torres Mana, respondió que «hay una situación de imposibilidad material» y que no puede regresar al país «porque no hay vuelos» debido a la pandemia mundial, al estar cerrados los aeropuertos argentinos. Estimó que en noviembre estaría regresando, cuando se presume que retornará a la actividad el aeropuerto de Ezeiza.

La segunda pregunta fue cómo y cuándo salió del país, a lo que Gavier respondió que estimaba que lo había hecho en julio, por vía aérea.

Luego, el abogado dijo que Cabrera está jugando una serie de torneos en Estados Unidos en el circuito de la PGA Championship. Añadió que también tiene previsto jugar el Master de Augusta que ganó en 2009 y que se juega en noviembre. No obstante, aclaró que cuando tenga posibilidad de volar se presentará ante la Justicia, como lo ha hecho hasta ahora.

Otro pedido de detención

Durante el miércoles, se conoció otro pedido de detención de Cabrera al no haberse presentado -como debía- ante el tribunal que debe juzgarlo.

El abogado querellante por Torres Mana, Carlos Nayi, pidió en la Cámara 2ª del Crimen que se dicte la prisión preventiva ante la situación de rebeldía del acusado.

Esto generó que la vocal Mónica Traballini, jueza unipersonal de esta causa, le corriera vista a quien será la acusadora del debate oral y público, la fiscal de Cámara Laura Battistelli. La integrante del Ministerio Público conocida por su militancia en género se pronunció por la inmediata detención de Cabrera, hasta que se inicie el juicio.

Pero para que se fije fecha de esa audiencia tiene que estar presente el acusado, que sigue con su gira deportiva por Estados Unidos, un país que no tiene tratado de extradición con la Argentina.

Battistelli se quejó, en declaraciones radiales, porque el abogado de Cabrera no fijó el domicilio en el exterior. Además, la fiscal señaló que se trata de un debate de «violencia doméstica con un trasfondo de violencia de género», lo cual «requiere la visualización de la víctima» en el debate.

Gavier aseguró que el domicilio de Cabrera en Estados Unidos está en Houston y fue fijado en el Juzgado de Violencia Familiar. Luego, admitió que por la tarde presentó un escrito en la cámara aportando la dirección de Houston.

Sobre los pedidos de detención, Gavier dice que se opondrá, porque no hay peligro para la víctima y porque generaría un grave perjuicio para su cliente, deportivo y económico.

Este abogado ha recusado a la jueza Traballini por «parcialidad» y señaló que tiene en trámite en el Tribunal Superior de Justicia un recurso extraordinario (ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación), para que sea la Cámara 3ª la que juzgue al golfista. Fundamenta que la causa más importante recayó primero en ese tribunal, por lo que tiene que acumular la otra.

La gira por la Justicia

Cuando termine su periplo deportivo y se haga el juicio, «el Pato» Cabrera debe responder por dos causas descriptas en la acusación: el 20 de diciembre de 2016 rompió la orden de restricción de acercamiento y agredió a Torres Mana en la entrada del barrio cerrado donde vivía; el 30 de junio de 2018 la golpeó con el celular en la cabeza, la lastimó, la amenazó y cuando ella quiso grabarlo con el celular le robó su iPhone.

Mientras tanto, Griffi tramita ahora cuatro órdenes de restricción violadas: el 27 de abril llamó a su ex a las 23.18; el 8 de junio, a las 5.57 y a las 5.58; el 3 de julio subió imágenes de ella a su perfil de WhatsApp, y el 26 de julio volvió a comunicarse, a las 4.17.





Source link