Aparece ahorcada en la cárcel Rosario Porto, condenada por el asesinato de su hija


Rosario Porto, madre de Asunta Basterra, condenada a 18 años por el asesinato de la niña a la que había adoptado, ha aparecido este miércoles ahorcada en su celda en la cárcel de Brieva, en Ávila. La reclusa tenían anudado al cuello un cinturón hecho con tela que había atado a su vez a una ventana. Por la desparición y muerte de Asunta en septiembre de 2013, también fue condenado
el padre de la menor Alfonso Basterra.

El crimen de Asunta copó la atención nacional inmediatamente. Ese interés que se disparó en el momento en que tres días después de la denuncia por desaparición se tuvo conocimiento que los progenitores eran los principales sospechosos para los investigadores policiales. El cuerpo de la niña apareció en una pista forestal en el municipio de Teo el 22 de septiembre, un día después de la denuncia.





Rosario Porto, durante el registro de la finca de la familia en Teo, a cinco kilómetros de donde apareció el cuerpo de la menor
Rosario Porto, durante el registro de la finca de la familia en Teo, a cinco kilómetros de donde apareció el cuerpo de la menor
(.)

Las tendencias suicidas de Porto ya se había puesto de relieve. La reclusa había intentado suicidarse el 12 de noviembre de 2018 enroscándose una soga en el cuello cuando cumplía condena en la cárcel de A Lama (Pontevedra) y, a partir del suceso, estaba sometida a vigilancia. Aquella no fue la primera vez que la condenada trataba de autolesionarse. De hecho, el 24 de febrero de 2017 fue ingresada en el hospital tras ingerir un medicamento que tomaba habitualmente por prescripción médica.


La vigilancia estrecha y permanente de la reclusa resultaba con tendencias suicidas resultaba imposible, según fuentes penitenciarias





Según Efe, fuentes penitenciarias al querido salir al paso de este suceso alegando que no se puede estar aplicando medidas de altamente estrechas de vigilancia “porque supone estar en la enfermería la mayor parte del tiempo además de un castigo añadido a la propia privación de libertad”. Según estas informaciones, Porto tenía toda la celda recogida, incluidas pertenencias, lo que hace pensar que tenía meditada su decisión.

Rosario Porto y Alfonso Basterra durante el juicio de Asunta en Santiago de Compostela, en 2015
Rosario Porto y Alfonso Basterra durante el juicio de Asunta en Santiago de Compostela, en 2015
(G3 / GTRES)






Rosario Porto, abogada, actualmente cumplía la pena impuesta en el centro penitenciario de Ávila, mientras que su marido, el periodistas Alfonso Basterra, está interno en el penal de Teixeiro, en A Coruña, por el crimen de la niña Asunta, que en el momento de la muerte tenía 12 años de edad.


El móvil del asesinato de la menor nunca ha sido revelado





Los motivos del asesinato de la menor por asfixia mediante sofocación nunca han sido conocidos, ni el desencadenante de toda la trama criminal que desembocó a que, pese a la separación matrimonial, los dos padres se concertaran para el crimen y quién actuó de gregario del promotor inmediato.

Efectivos de la Guardia Civil, responsables de la investigación, en la finca familiar de Teo
Efectivos de la Guardia Civil, responsables de la investigación, en la finca familiar de Teo
(.)

Tanto la investigación como el desarrollo del juicio oral contra el matrimonio estuvo plagado de escenas y revelaciones sobrecogedoras. Algunas de las conversaciones que mantuvieron los dos condenados en los calabozos tras su detención hicieron que cambiara la opinión que muchos de sus allegados tenían sobre ellos.





Otro elemento que añadía un dramatismo extra a los últimos meses en la vida de la pequeña Asunta, que fue adoptada en China cuando contaba un año de edad por los dos condenados, fue el hecho de que quedó demostrado que los progenitores habían estado sedando deliberadamente a su hija con un fármaco ansiolítico. Se encontraron altos niveles del compuesto en el organismo de la niña.







Source link