Cae una red mayorista de marihuana que compraba cosechas enteras a pequeños productores


Actuaban al modo de una empresa al por mayor, pero no solo por el nivel de venta, también por sus relaciones con los proveedores. Cae en Tarragona una red internacional de traficantes de marihuana que se nutría de decenas de pequeños y medianos cultivadores de esta planta, a los que aseguraba la compra de sus cosechas a cambio de precios más ventajosos. En la operación, liderada por la Policía Nacional y con apoyos de la policía polaca, han sido detenidas 18 personas.

En la cúpula de esta estructura, había un jefe que dirigía la organización desde la prisión. Es un ciudadano polaco que está encarcelado en España en espera de ser extraditado a su país de origen por cargos de pertenencia a organización criminal y tráfico de estupefacientes.





Una agente pasea por entre las matas de una de las plantaciones que controlaba la organización
Una agente pasea por entre las matas de una de las plantaciones que controlaba la organización
(Policía Nacional)


La banda realizaba compras de marihuana al por mayor para garantizarse un mejor precio





Explican fuentes cercanas a la investigación que el grupo, aunque asentado inicialmente en Tarragona donde mantenía su cuartel general, había extendido sus tentáculos por toda España donde por supuesto tenía clientes, pero sobre todo proveedores. “Adquirían cosechas enteras en cualquier parte del país y ajustaban los precios a los cultivadores tanto como podían”, explican fuentes policiales.

Ese modo de proceder influyó en la complejidad de la investigación que finalmente ha concluido con los ya mencionadas 18 detenciones, la incautación de 127.000 euros y el desmantelamiento de cinco plantaciones de marihuana controladas por los encartados. Se llevaron a cabo 11 entradas y registros en Tarragona, Barcelona y Granada.


El grupo tenía clientes en toda Europa, pero el destino preferente de los alijos era Polonia





“La organización tenía clientes en varios países de Europa y estaba ampliando el negocio muy rápido, aunque preferentemente el destino de los alijos era Polonia”, explican fuentes policiales. Para tal distribución, se servían preferentemente de furgonetas. Camuflaban la droga dentro de ruedas de camión. Los cálculos policiales señalan que cada semana lograban llevar hasta Polonia media tonelada de marihuana.





Dinero camuflado dentro de un paquete de espaguetis
Dinero camuflado dentro de un paquete de espaguetis
(Policía Nacional)

Respecto al dinero negro generado, su transporte se hacía en toda suerte de escondrijos. Los investigadores hallaron fajos de billetes camuflados, por ejemplo, dentro de paquetes de espaguetis. Los investigadores aseguran que el grupo reinvertía el fruto de su negocio ilícito en la compra de nuevas cosechas, inmuebles y vehículos de alta gama.

Siete de los 18 detenidos han corrido la suerte de su jefe y han ingresado en prisión.







Source link