Caso Blas Correas: podrían imputar al conductor del auto en el que viajaba Valentino



La Fiscalía del Distrito 1 Turno 3, José Mana, a cargo de la investigación del asesinado de Valentino Blas Correa (17), podría imputar al conductor del auto en el que la víctima y otros jóvenes viajaban al momento de ser atacados a balazos. 

Gabriel Prunotto, secretario de la Fiscalía, dijo al programa Arriba Córdoba, por El Doce, que están “evaluando la responsabilidad” del conductor del Fiat Argo y amigo del adolescente asesinado.

“Si surge la posibilidad de una imputación, la vamos a hacer. Posiblemente surja una responsabilidad penal. Para empezar, podría ser resistencia a la autoridad” al no frenar en un control policial, indicó el funcionario judicial.

El caso

El homicidio del adolescente de 17 años se produjo a la altura del Pablo Pizzurno, cuando los jóvenes que iban en el Fiat Argo no frenaron en un control policial dispuesto algunos metros después del puente de la avenida Cruz Roja.

Marcha en Córdoba, días atrás. (Archivo/Facundo Luque)

La secuencia que quedó registrada en las cámaras, que ya están en poder de la fiscalía, muestra, según las fuentes consultadas, que en ese momento los policías abrieron fuego contra el Argo. 

Dos de los cuatro efectivos imputados, Javier Catriel Alarcón (31) y Lucas Gómez (35), fueron imputados por homicidio calificado agravado por el uso de arma de fuego, tentativa de homicidio (en contra de los otros jóvenes que iban en el vehículo) y están detenidos.

Por su parte, también fue arrestada la agente Wanda Esquivel (35), acusada de haber «plantado» el arma que la Policía aseguraba que habían arrojado los jóvenes que iban en el auto con la víctima. 

A su vez sigue imputada la oficial principal Yamila Martínez por «omisión de los deberes de funcionario público», mientras que el subcomisario Sergio Alejandro González está acusado por encubrimiento agravado y omisión del deber de funcionario público (ambos están libres).

Se sabe quién le disparó

El dato ya se barajaba en ámbitos de la investigación durante las últimas horas de la semana pasada y terminó por confirmarse ayer, en el primer día hábil judicial: el balazo que mató a Valentino Blas Correas (17) partió de la pistola reglamentaria nueve milímetros del cabo primero Lucas Gómez (35).

El dato no es sólo una confirmación sobre las primeras sospechas judiciales en torno a este caso que aún genera conmoción entre los cordobeses, sino que vuelve a poner en foco uno de los aspectos medulares de esta historia criminal: Gómez, imputado por otro delito, jamás debió haber estado trabajando armado aquella noche.

Este policía fue imputado en 2017 por encubrimiento agravado en el marco de la investigación penal por el violador serial de La Calera, Leandro Castañares, quien terminó condenado a 15 años de cárcel por seis ataques sexuales.

Imputados

Por otro lado, tres empleados del sanatorio Aconcagua, Fernando Casalino, Guadalupe Moya y Andrea Mezzaccapo, fueron imputados por presunto abandono de persona, supuestamente por no haber brindado asistencia a Blas Correas cuando estaba agonizando y luego de haber sido baleado por efectivos policiales, la madrugada del 6 de este mes. 





Source link