Cita a una mujer para un presunto puesto de masajista y acaba abusando de ella en Málaga



No se sabe si era una treta o si verdaderamente quería reorientar su negocio hacia el mundo de la estética y los masajes, lo cierto es que el sospechoso llevó a una candidata a un puesto de masajista hasta la trastienda de una inmobiliaria con el pretexto de darle a conocer las técnicas que él quería ofertar en su supuesto futuro negocio. La mujer, que se desnudó parcialmente confiada en su interlocutor fue finalmente víctima de un abuso sexual con penetración, sirviéndose de los dedos.

Los hechos fueron denunciados en Málaga el pasado domingo por la víctima y, posteriormente, se procedió al arresto del agresor, un ciudadano sirio de 51 años de edad.





La víctima, de origen venezolano, había contactado con quien sería a la postre su agresor por vía telefónica después de saber que ofertaba un puesto de trabajo en un centro de estética. La cita, sin embargo, se produjo en una oficina inmobiliaria que, según lo relatado por la mujer, el detenido dijo que quería ir convirtiendo en un centro de masajes, y que empezaría por la zona de la trastienda.

“Desconocemos si realmente quería llevar a cabo esa remodelación del negocio o si fue solo un mero engaño para atraer a la víctima”, explican fuentes policiales en Málaga a este diario.


Bajo pretexto de mostrarle las técnicas de frotación que quería ofertar en el futuro negocio, logró que la víctima se desnudara parcialmente





La mujer le dijo que ella carecía de titulación y fue entonces cuando el hombre la invitó a pasar a la zona que en la que supuestamente iba a iniciarse el cambio de actividad para explicarle los pormenores y condiciones del empleo. Entonces fue cuando el propuso que se quitara la ropa y se tendiera, que él le enseñaría las técnicas que le facilitarían la obtención de título necesario para ejercer de masajista.

Al poco de empezar la supuesta demostración, inició tocamientos en las partes íntimas de la víctima hasta su penetración con los dedos, al tiempo que con la otra mano se palpaba el miembro. Dice la Policía Nacional que “la mujer quedó paralizada ante el miedo a que le agrediese si intentaba zafarse de él”. Algo que, finalmente, logró y pudo acudir a comisaría.







Source link