Colaboración inimaginable entre los Mossos y la Policía por la visita del rey a Barcelona



El anuncio de que Felipe VI y Pedro Sánchez acudirían este viernes 9 de octubre a Barcelona para asistir a la entrega de premios de la Barcelona New Economy Week provocó la respuesta inmediata de distintas organizaciones independentistas, que convocaron protestas en las cercanías de la Estación de Francia.

Eso obligó a diseñar un dispositivo de seguridad potente, formado por cientos de policías antidisturbios sobre todo de los Mossos d’Esquadra pero también de la Policía Nacional e incluso de la Guardia Civil.

Fuentes policiales consultadas por ECD señalaban, pocas horas antes del inicio del despliegue, que en esta ocasión se notaba un nivel de colaboración sobre los cuerpos, sobre todo entre los Mossos y la Policía Nacional, “inimaginable” en otros tiempos.

Las relaciones entre ambos cuerpos, sobre todo a nivel de mandos pero también en parte entre agentes, sufrieron un golpe muy duro en el referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre de 2017, cuando llegó a haber conatos de enfrentamiento entre policías nacionales y mossos en algunos puntos. Policías y guardias civiles acusaron a los mossos de inacción, y mossos señalaron a sus homólogos de los otros dos cuerpos de haber utilizado la fuerza de forma excesiva.

Ya en los disturbios de octubre de 2019 se reconstruyeron las relaciones, y se pudo ver a mossos y policías nacionales cargando juntos frente a los manifestantes violentos en las protestas contra la sentencia del Tribunal Supremo por el 1-O.

Todo ese nivel de colaboración, según explican miembros de la Policía Nacional, se ha visto superado con el que se ha percibido en los preparativos para este viernes 9 de octubre. Las relaciones con los Mossos se encuentran en un muy buen momento, y la coordinación para el despliegue ha sido máxima.

El dispositivo se diseñó en esta ocasión de forma similar al del Consejo de Ministros que celebró Pedro Sánchez en Barcelona en diciembre de 2018. La idea en estos casos es que el cordón exterior lo formen los Mossos d’Esquadra, que por tanto son quienes están en contacto con los manifestantes; y ya la protección más cercana al lugar a proteger la asumen los policías nacionales.

Para blindar el acto para el que se anunció la presencia del rey de España y del presidente del Gobierno, la Policía Nacional decidió reforzar el contingente de antidisturbios en Cataluña. Según las fuentes consultadas por ECD, se enviaron siete grupos de las Unidades de Intervención Policial (UIP) desde otros puntos de España.

Cada grupo tiene algo menos de 50 agentes, por lo que serían entre 300 y 350 los agentes de refuerzo, para apoyar a los dos grupos que forman la IIª UIP, con base en Barcelona.

Ya se enviaron refuerzos con motivo de la Diada del 11 de septiembre, y en previsión de posibles disturbios por la sentencia sobre la inhabilitación de Quim Torra como presidente del Govern de la Generalitat.

Por parte de los Mossos, entre otras unidades en el diseño del despliegue se contemplaba la Brigada Móvil (Brimo) y miembros de las Áreas Regionales de Recursos Operativos (ARRO) de distintas zonas de Cataluña para tratar de garantizar el orden público en Barcelona.





Source link