Condenado a 23 años el hombre que asesinó a su ex pareja “por su condición de mujer”


La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a 23 años de cárcel al hombre acusado de asesinar en octubre del año 2018 en la barriada de Los Pajaritos a su ex pareja sentimental tras asestarle varias puñaladas con un cuchillo, todo ello tras el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado popular el pasado día 18 de septiembre.

Ambos habían mantenido una relación sentimental análoga a la matrimonial que concluyó en 2017, pero el acusado “no acababa de aceptar” la ruptura. El encausado mató a la víctima “por haber sido su pareja” y “por su condición de mujer”, ya que quería “demostrar su pretendida superioridad como varón y negarle a ella la capacidad de tomar decisiones y poner fin unilateralmente a su relación”, de ahí que el tribunal aplique la agravante de género.





En la sentencia, la Audiencia condena al acusado por un delito de asesinato con las agravantes de parentesco y género y le impone 23 años de prisión, la medida de libertad vigilada por un tiempo de diez años una vez extinguida la pena de cárcel impuesta, y, en concepto de responsabilidad civil, el pago de una indemnización total de 230.000 euros a los dos hijos menores de edad de la víctima.

Policías nacionales en el barrio sevillano de Los Pajaritos.
Policías nacionales en el barrio sevillano de Los Pajaritos.
(La Vanguardia)

La Audiencia recuerda que el jurado consideró probado que los hechos tuvieron lugar sobre las 8,00 horas del día 23 de octubre de 2018 en el descansillo existente entre la primera y la segunda planta del edificio donde residía la fallecida, cuando el acusado abordó a ésta con un cuchillo y, “con el propósito de causarle la muerte”, se lo clavó en “bastantes ocasiones”, provocándole diversas heridas y cortes, entre ellas un corte en el cuello y dos heridas penetrantes en la zona del tórax que afectaron a corazón y pulmón, lo que le originó un shock hipovolémico por pérdida de sangre y la muerte inmediata.





Seguidamente, el condenado se marchó del lugar y se deshizo del cuchillo, que no ha sido encontrado, según el veredicto del jurado, que igualmente consideró probado que el acusado “sabía” que la víctima solía regresar al domicilio a esa hora tras dejar a su hija en el colegio y “la esperó escondido” tras el tabique que separa ambos tramos de escalera, “aprovechándose de la escasa luz que a esa hora había en aquel lugar”, por lo que abordó a la fallecida “de forma sorpresiva” para ella y con un cuchillo “de grandes dimensiones, impidiendo así cualquier posibilidad de defensa por la víctima y cualquier riesgo para él”.


La víctima tenía dos hijos de otra relación que actualmente están bajo custodia de la Junta





A los solos efectos de las responsabilidades civiles, el jurado declaró también probado que, en el momento de su fallecimiento, la víctima tenía 35 años de edad y era madre de dos hijos menores de edad que convivían con ella, cuyo padre se encontraba en prisión y que, finalmente, fue expulsado del territorio nacional el 13 de noviembre de 2018. Así, y una vez decretado el desamparo de los menores, se acordó








Source link