Desalojado un bloque ocupado desde hace tres años en Esplugues de Llobregat


Los Mossos d’Esquadra y la Policía Local de Esplugues de Llobregat han desalojado un bloque de pisos ocupado situado en el número 27 de la calle Lleialtat, ha informado el Ayuntamiento de esta localidad del Baix Llobregat en un comunicado.

En su interior vivía un grupo de entre 25 y 30 personas desde hace unos tres años. La actuación llega después de recibir la autorización judicial para llevarla a cabo. “Los trámites para solicitar la autorización judicial de la desocupación de los pisos los inició el actual arrendatario de la finca de obra nueva, que estaba pendiente de acabar de construir”, ha explicado el Consistorio.





El desalojo se ha producido tras “numerosas quejas vecinales en el barrio de Can Clota, que han sido atendidas por el Ayuntamiento y diversas actuaciones policiales por parte de los Mossos y la Policía Local, así como también atenciones de los servicios sociales municipales”, ha remarcado el Ayuntamiento.

Los Mossos d'Esquadra durante su actuación
Los Mossos d’Esquadra durante su actuación
(Ayuntamiento de Esplugues de Llobregat)

En este sentido, la administración municipal ha facilitado un “alojamiento temporal” a las familias con menores que vivían en el inmueble. Durante el último año, los servicios sociales de Esplugues han hecho varias actuaciones, como por ejemplo nueve relacionadas con la alimentación, una con las becas comedor, otra sobre la escolarización de menores, entregar pañales para bebés, cuatro asesoramientos y reuniones para tratar temas como el absentismo escolar.


“Hemos trabajado sin descanso para retornar la tranquilidad al barrio”






La alcaldesa de Esplugues, Pilar Díaz, ha recordado que la actuación llega “después de muchos meses de gestiones”. “Conscientes de las infinitas molestias que ha causado esta ocupación, hemos trabajado sin descanso con los vecinos afectados para retornar la tranquilidad al barrio”, ha agregado. Desde mayo de 2018, el primer teniente de alcalde, Eduard Sanz, se ha reunido con los vecinos afectados hasta en cinco ocasiones.

Fue en octubre de 2017 cuando la Policía Local de Esplugues comenzó a tener información sobre las intrusiones en la finca. Desde entonces se tramitaron diversas denuncias por “defraudación del suministro de agua”, se interpusieron requerimientos por “vulneración de las normas de convivencia” como ruidos, música a todo volumen, gritos o golpes. Más recientemente, durante el estado de alarma por la pandemia del coronavirus, se tramitaron “varias actas de incumplimiento” de las medidas de restricción contra las personas que ocupaban la finca.





“Desgraciadamente, los ayuntamientos no tenemos competencias para solucionar la ocupación ilegal de viviendas de forma rápida y directa”, ha remarcado Díaz. “Hasta que no se produzcan los cambios necesarios, utilizaremos todas las herramientas que tenemos para evitar que estos problemas se eternicen”, ha sentenciado la alcaldesa de Esplugues de Llobregat.







Source link