Desarticulada una banda del Maresme que atacaba a narcotraficantes


Los cinco integrantes de un
grupo criminal que se dedicaba a hacerse pasar por guardias civiles para asaltar a narcotraficantes y robarles sustancias estupefacientes y otra mercancía han ingresado en prisión después de su detención por la Guardia Civil de Castellón. Los detenidos son vecinos de Mataró y Premià de Mar (Maresme) .

La comandancia de la Guardia Civil de Castellón ha informado de la operación Riberas, con la que ha podido desarticular esta organización y detener a cinco de sus miembros como presuntos autores de los delitos de pertenencia a organización criminal, robos con violencia e intimidación, robo de vehículos, contra la salud pública, tenencia ilícita de armas, blanqueo de capitales, falsificación de documentos y usurpación de funciones públicas.





De la investigación se desprende que la organización se asentaba en varias localidades del Maresme como Premià de Mar y Mataró, y sus miembros simulaban ser agentes de la autoridad para evitar que sus víctimas repelieran el robo y poder perpetrar de manera efectiva y segura los delitos.

Los detenidos establecían sus tareas delictivas de tal forma que formaban una estructura criminal perfectamente organizada y asaltaban de forma violenta a otros narcotraficantes -tras investigarles- por el método del “vuelco”, concepto empleado en el argot policial para reseñar la maniobra consistente en obtener sustancias estupefacientes y demás mercancía de otras bandas de delincuentes, sin coste alguno, y asegurándose la impunidad al no haber denuncia por parte de las víctimas.

Material incautado por la Guardia Civil a la banda del Maresme que asaltaba narcotraficantes
Material incautado por la Guardia Civil a la banda del Maresme que asaltaba narcotraficantes
(GC)

Durante los ocho meses de investigación, la Guardia Civil comprobó una alta actividad ilícita de esta banda, la cual realizaba un control diario de sus víctimas -que eran numerosas-, y durante febrero de 2020 la banda actuó en la autopista AP-7, a la altura de la localidad castellonense de Cabanes. Los integrantes de la banda fingieron ser guardias civiles y, vistiendo uniformes y distintivos de este cuerpo, robaron dos vehículos de alta gama con todo lo que había en su interior. Los agentes comprobaron que los ocupantes de estos vehículos pretendían transportar a Barcelona gran cantidad de marihuana comprada en Granada. Asimismo, se averiguó que los miembros de la banda tenían controlados a los pasajeros de los coches mediante el uso de medios técnicos de alta tecnología para la localización y seguimiento como sensores enganchados en los vehículos.





Esta organización, además de sustraer las sustancias estupefacientes, se apoderaba de los coches para transportarlas. Para ello copiaban las placas de matrícula y utilizaban también los coches en otras actividades delictivas.

La Guardia Civil procedió a la entrada y registro simultáneo de cinco domicilios y tres locales y garajes en las localidades de Mataró y Premià de Mar (Maresme) y fueron intervenidos 39.000 euros en metálico, siete vehículos, material policial como chaleco antibalas, rotativo policial, linternas, armas cortas simuladas y grilletes, ganzúas para vehículos, sistemas de codificación de llaves junto con llaves vírgenes, medios técnicos empleados para el seguimiento de otros grupos criminales (balizas, inhibidores de frecuencia, baterías, cámaras, ordenadores, emisoras, teléfonos móviles analógicos), así como material para asegurar su defensa personal (defensa eléctrica, numerosos botes de espray).

Del mismo modo se han desmantelado dos laboratorios de cultivo que albergaban 550 plantas de marihuana y se han aprehendido 34 pastillas de éxtasis y diversas dosis de anabolizantes.

Por estos hechos, la Guardia Civil ha detenido a los cinco integrantes de la organización criminal de edades comprendidas entre los 27 y 46 años, que fueron puestos a disposición del Juzgado número 3 de Castellón, quien decretó el ingreso en prisión de todos ellos. La Operación ha sido llevada a cabo por efectivos de la Guardia Civil de Castellón, con el apoyo durante la fase de explotación de otras unidades de la Guardia Civil de Barcelona.







Source link