Desarticulado un grupo criminal que estafó más de 200.000 euros a empresas



Los Mossos d’Esquadra han desarticulado un grupo criminal especializado en estafas bancarias a empresas gracias a la detención de tres personas, de entre 31 y 49 años y vecinos de Barcelona, que en solo un mes cometieron tres estafas por un valor superior a los 200.000 euros.

Los tres detenidos, arrestados entre el 17 y 18 de noviembre como presuntos autores de un delito continuado de estafa y pertenencia a grupo criminal, pasaron a disposición judicial ante el juzgado de instrucción en funciones de Barcelona, que decretó el ingreso en prisión de uno de ellos, que acumula numerosos antecedentes por estafa.





En un comunicado, la policía catalana ha explicado este viernes que la investigación arrancó a finales del mes de agosto, cuando el representante de una empresa de Viladecans denunció una estafa por la manipulación de un pagaré nominativo que había emitido en favor de un proveedor suyo pero que se había ingresado, alterando el importe inicial, en una cuenta ajena.

A raíz de estos hechos se abrió una investigación que permitió descubrir la existencia de un grupo criminal especializado en dos tipologías de estafas bancarias.


Diferentes modalidades de estafa





La primera modalidad consistía en la sustracción de correspondencia ordinaria de los buzones de correos de empresas, situadas en polígonos industriales, con el objetivo de interceptar cartas que contenían cheques, pagarés u órdenes de pago nominativos en concepto de abono de servicios.

Posteriormente, los manipulaban con productos químicos para modificar los datos iniciales del beneficiario y el importe, hacían el ingreso en cuentas bancarias y, finalmente, sacaban el dinero en efectivo.

La segunda tipología de estafa que utilizaba este grupo criminal, conocida como mailing, está basada en la intrusión y usurpación de correos electrónicos de empresas.

En este caso, los estafadores acceden al sistema informático de las empresas a fin de buscar sus relaciones comerciales y una vez eligen el objetivo se ponen en contacto con ellos para facilitar un nuevo número de cuenta bancaria, gestionado por la organización, donde deben ingresar dinero derivados de su relación comercial.






Varias personas y conexión con un hacker del Reino Unido





Durante la investigación se comprobó que el grupo criminal estaba formado por varias personas, donde cada una de ellas tenían un rol específico: un hacker, que operaba desde el Reino Unido, que hacía las intrusiones informáticas para conseguir toda la información de las empresas; y un hombre, de nacionalidad congoleña y con numerosos antecedentes por estafa, encargado de gestionar las cuentas bancarias donde se ingresaba el dinero fraudulento.

Este último también era el encargado de contactar con personas dispuestas a ceder o constituir estas cuentas bancarias, los cuales formaban el tercer nivel de la organización.

Entre el 17 y 18 de noviembre, los Mossos detuvieron al estafador de nacionalidad congoleña, que se encontraría en el segundo de nivel de la organización, y dos personas que formarían parte del último eslabón del grupo.

Durante la investigación se ha comprobado que este grupo criminal habría cometido durante el mes de octubre tres estafas con un beneficio fraudulento de 200.000 euros.

La investigación continúa abierta para identificar y detener al resto de los integrantes del grupo y averiguar si los detenidos pueden estar implicados en otras estafas.







Source link