Desmantelado por segunda vez en cinco meses un taller que falsificaba prendas de marca



La Policía Nacional, la Guardia Civil y agentes de la Agencia Tributaria han desmantelado por segunda vez en tres meses el mismo taller
clandestino dedicado a la producción de prendas textiles en Madrid que vulneraban los derechos de propiedad industrial de numerosas marcas de reconocido prestigio.

Según informan ambos cuerpos en una nota de prensa, los agentes realizaron una primera intervención en marzo de este año, en la que precintaron policialmente las naves. A pesar de eso, los investigados continuaron con la actividad ilegal en el mismo lugar, dando lugar a nuevas operaciones.

Los agentes de Policía Nacional y Vigilancia Aduanera practicaron dos inspecciones en unas naves ubicadas en Valdemoro (Madrid), donde se intervino gran cantidad de mercancía falsificada consistente en zapatillas deportivas, ropa de deporte de clubes de fútbol, de equipos de baloncesto de la NBA y diversas prendas textiles falsificadas.





Asimismo, en las naves también se halló maquinaria para la confección y fabricación de todos los artículos tales como planchas térmicas, bordadores industriales, plóteres de impresión, plóteres de corte de vinilo e impresoras de gran formato.

En una de estas naves, también se descubrieron numerosos paquetes para su envío a domicilio, así como cuantioso material de una conocida empresa de paquetería para confeccionarlos, contando con una máquina expendedora de las etiquetas donde se consignaban los datos de remisión y destinatario, lo que evidenció la cantidad de pedidos que tramitaban.


Complejo ‘modus operandi’





La materia prima tenía origen en la empresa y la oferta del producto se llevaría a cabo a través de una página web que, para publicitar la actividad ilícita denunciada, utilizaban otras páginas web y diferentes cuentas de una conocida red social. Vinculadas a las mismas los agentes encontraron tres sociedades mercantiles, de las que eran administradores únicos los investigados.

Una vez identificadas las personas responsables de las empresas y sitios web, se localizaron dos naves industriales, que carecían de cualquier tipo de actividad legal. Se procedió a su registro, quedando la mercancía y la maquinaria precintadas policialmente.

Con la intervención se daba por finalizada la investigación y la desarticulación de la cadena de producción ilícita. Sin embargo, el 21 de abril se comprobó que seguían publicando anuncios relacionados con la actividad ilícita.

A través de los canales de coordinación entre las fuerzas del Estado, se tuvo conocimiento de la intervención llevada a cabo por la Guardia Civil el 22 de abril, cuando procedieron a la identificación de un vehículo en el que viajaban tres personas, que posteriormente resultarían estar entre los detenidos.





El titular del vehículo era una de las personas que resultaron arrestadas. Transportaban ropa deportiva aparentemente falsificada y paquetes de envío, así como una bolsa de grandes dimensiones que contenía diversas prendas de ropa deportiva serigrafiadas con los logotipos de marcas registradas.

Tras varias comprobaciones, los investigadores corroboraron que en las naves seguían funcionando las máquinas y que existía un movimiento de dinero en las cuentas asociadas tanto a las personas físicas como a las sociedades de los investigados, cuya justificación no podía acreditarse por una actividad legal conocida.

Además, el total del dinero que circulaba por las cuentas y el saldo a final de año, hacía pensar que las personas investigadas manejaban cantidades elevadas en efectivo, estando directamente involucrados en actividades que vulneran los derechos de propiedad industrial.

Asimismo, seguían utilizando las naves de Valdemoro, donde tenían todos los efectos y maquinaria para poder seguir con la actividad delictiva, a pesar de haber sido precintadas policialmente. También utilizaban un inmueble de Cubas de la Sagra (Madrid), donde hacían entrega de los paquetes para su posterior reparto.

El 26 de junio se detuvieron a cinco individuos en nueve entradas y registros: tres de ellos de nacionalidad española, uno de nacionalidad venezolana y uno de nacionalidad marroquí. También se procedió a la intervención de 2.853 artículos, además de diversa maquinaria para la confección de las prendas, 55.000 euros en efectivo y diversa documentación.






En una de las naves se descubrieron numerosos paquetes preparados para su envío a domicilio












Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.