Detenido por ocultar una cámara en el baño de una amiga para grabar desnudas a cuantas mujeres pasaban por él


Aprovechó la confianza que había con la dueña de la vivienda y colocó una cámara oculta en su cuarto de baño. Así la podría grabar desnuda cuando se duchaba. Ocultó el artefacto en un cargador de móvil que en nada debía llamar la atención, pues estuvo allí semanas instalado. La intromisión en la intimidad no se circunscribió a la inquilina y su compañera de piso, porque una serie de amigas de estas mujeres venían también a asearse al piso a la salida de un centro deportivo en el que, por las limitaciones derivadas de la pandemia, no se podían usar los vestuarios.





Los hechos han ocurrido en el madrileño distrito de Moratalaz. En estos momentos, ya hay identificadas nueve víctimas y no se descarta que ese número crezca. La primera de ellas es la inquilina del piso que permitió el acceso del sospechoso a la vivienda. Al parecer, ambos tenían una muy estrecha amistad por lo que las visitas del joven de 34 años detenido por un delito contra la intimidad eran frecuentes y no levantaron sospechas hasta el descubrimiento de la cámara oculta.

Un investigador revisa los dispositivos de memoria intervenidos al detenido
Un investigador revisa los dispositivos de memoria intervenidos al detenido
(Policía Nacional)

El sospecho ha sido detenido por la Policía Nacional, según información difundida por la Jefatura de Madrid.

El gran número de víctimas se debe, explican fuentes policiales a La Vanguardia, al hecho de que la joven amiga del detenido practicaba deporte en unas instalaciones cercanas y debido a las limitaciones obligadas por la crisis sanitaria, no estaban habilitados los vestuarios. Es por ese motivo que la primera de las víctimas brindó la posibilidad a sus compañeras de actividad física de que se asearan en su casa antes de dirigirse a cualquier otro destino.


El arrestado supo que su amiga prestaba el cuarto de baño a compañeras de actividad deportiva










El detenido era conocedor de esa circunstancia y entendió que ello podía ser un campo de cultivo apropiado para sus pulsiones de intromisión en la intimidad de esas mujeres. Así camufló un dispositivo grabador en el cuarto de baño que simulaba ser un cargador de móvil.

La colocación de dispositivos de grabación en probadores de tiendas o en baños para mujeres es una actuación delictiva que atenta contra la intimidad de la que no han quedado exentos ni edificios oficiales como cuando se descubrió lo que estaba pasando en el Ayuntamiento de Lepe, en Huelva.


El sospechoso aprovechaba sus frecuentes visitas al piso para sustituir las tarjetas de memoria de la cámara oculta





Fuentes del caso ocurrido ahora en Madrid explican que el acceso frecuente y fuera de sospecha del detenido al piso de Moratalaz le permitió ir sustituyendo las tarjetas de memoria para ir volcando su contenido en un par de dispositivos de memoria como un disco duro y un USB, que los investigadores han recuperado.

Fue la primera de las víctimas e inquilina, junto a otra compañera de piso, la que descubrió la cámara oculta y lo puso en conocimiento de la Policía Nacional. Las fuentes consultadas nada han revelado sobre el momento atraviesa la relación entre la víctima y el amigo de confianza que decidió traicionarla.







Source link