Detenido un menor tras atar, amordazar e intentar estrangular a la cuidadora en Sevilla



La Policía ha detenido en Sevilla a un menor de 15 años acusado de detención ilegal y robo con violencia cometido con la cuidadora del centro de menores en el que estaba internado, a la que ató durante tres horas a una silla y le introdujo un calcetín en la boca para evitar que pidiera auxilio.

Durante esas tres horas, el menor no dejó de golpear a la mujer, la vejó e incluso en varias ocasiones intentó estrangularla con una cuerda, lo que provocó que la víctima vomitara en varias ocasiones, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado.





La investigación policial comenzó cuando una patrulla que se encontraba realizando labores de seguridad ciudadana por la zona del Charco de la Pava observó a un menor de edad que llevaba a una gran bolsa y que, ante la presencia policial, comenzó una huida.

Los agentes lo detuvieron a escasos metros y comprobaron que en su interior llevaba la documentación perteneciente a una mujer, una tablet, un ordenador portátil y tres teléfonos móviles, diversas prendas de vestir y dinero en efectivo, casi 450 euros.


El chico quería conseguir la combinación de la caja fuerte del centro





Las “incoherentes” explicaciones sobre la procedencia de la documentación de otra persona, el dinero y los objetos electrónicos, hizo que los agentes realizaran una serie de comprobaciones. Tras diferentes diligencias, pudieron constatar que el chico se había escapado del centro de menores donde permanecía interno después de maniatar y amordazar a la cuidadora para robarle.

El director del centro les informó a que sobre las 06:00 horas de ese día, y con el pretexto de un dolor de espalda, el menor llamó a una cuidadora para que le suministrara un analgésico. Aprovechando un descuido de la mujer, consiguió introducirle un calcetín en la boca tras un forcejeo, tras lo cual la ató con unos cordones a una silla, donde permaneció hasta tres horas.


La víctima vomitó varias veces mientras el menor la agredía





El objetivo perseguido era el que la víctima le proporcionara la combinación de la caja fuerte del centro, y al conseguirlo, sustrajo las llaves de acceso así como los objetos que llevaba cuando fue interceptado por la patrulla policial.





Antes de marcharse, destrozó los teléfonos de línea fija para impedir que pudieran dar aviso al exterior de lo ocurrido, concluye la Policía, que ha puesto al menor a disposición de la Fiscalía.







Source link