Disparos al aire para disuadir a una marea de vecinos indignados por el final de una persecución



Una persecución policial en Figueres podría haber acabado en tragedia cuando el vehículo que huía de los Mossos d’Esquadra terminó estrellándose contra una vivienda de la calle Major. Los agentes detuvieron a uno de los ocupantes del coche -el piloto se dio a la fuga- y en el maletero hallaron una caja con cogollos de marihuana. Durante la actuación se congregaron en el lugar un centenar de gitanos para increpar a los agentes y los Mossos tuvieron que efectuar seis disparos al aire para alejar a la masa.

El incidente tuvo lugar este domingo sobre las 17.20 horas. Un Citroen Xsara rojo con dos ocupantes se saltó un control policial y empezó una persecución policial en el barrio de Sant Joan. En la huida casi atropellan a un peatón y acabaron estampándose contra una casa en la que se encontraba una familia.






Los agentes se sintieron amenazados por la marea





El choque contra la vivienda solo produjo daños materiales y un susto que causó un gran revuelo entre un centenar de vecinos en la zona. Los dos policías de la persecución se vieron envueltos en una marea de personas al poco de detener al copiloto. Según comunican los Mossos d’Esquadra, los presentes intentaron tirarse encima de los agentes para tratar de agredirlos. Ante la amenaza dispararon hasta seis tiros al aire para acabar con la revuelta.


Una vez que llegaron los refuerzos a la zona se produjo una mediación con los vecinos más indignados y la protesta se resolvió sin más incidentes. Nadie resultó herido. Una mujer que grabó todo el revuelo aseguró en su narración que uno de los mossos apuntó con su arma directamente a la cara de algunos como si fuera un “sheriff”, un extremo que desmienten desde la policía catalana.

El detenido es un hombre de nacionalidad española y 25 años que hoy ha pasado a disposición judicial. Cuenta con antecedentes y ayer fue detenido por delitos contra la salud pública, daños materiales, resistencia a la autoridad y desobediencia. El conductor del coche por el momento se encuentra huido, pero los Mossos confían en poder detenerlo en las próximas horas.









Source link