Dos detenidos por asesinato y dos por tráfico de drogas en Portbou



A pesar de la plena inmersión en el espacio Schengen, los controles selectivos y de prevención de la delincuencia no cesan en puntos como el paso fronterizo de Portbou. El último balance de esas labores arroja la detención de dos asesinos y dos traficantes, además de la localización de un paciente de un psiquiátrico que había huido en centro de salud mental en el que estaba interno. La Policía Nacional asegura que dicho trabajo policial no puede cesar aunque haya libre circulación en territorio europeo.

Así, en los citados controles, en este caso en los que se hacen a bordo de los trenes, los policías se enfrentan a diferentes casuísticas. Por ejemplo, el pasado día dos de este mes, los agentes dieron con una persona reclamada por, al menos, un asesinato –aunque se estudia su implicación en dos crímenes más– en la zona de Levante.






Uno de los criminales buscaba a sus víctimas entre asistentes a terapias de rehabilitación de diferentes adicciones





Al parecer, el presunto asesino frecuentaba asociaciones o fundaciones dedicado al cuidado y rehabilitación de personas con diferentes adicciones y entre los concurrentes buscaba víctimas propiciatorias. Los investigadores del caso tratan de aclarar las motivaciones de su actuación criminal. Dieron con él cuando intentaba huir a Francia.

Los agentes observaron que tenía una actitud nerviosa. Lo identificaron y comprobaron que tenía una orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión por asesinato en vigor desde este año por parte de la Audiencia de Alicante. De nacionalidad española, ya tenía antecedentes por asesinato por hechos ocurridos en Alicante, Murcia y Alcalá de Henares.


La actitud nerviosa delató a un ciudadano paquistaní con una cadena perpetua pendiente, que ya estaba a punto de pasar a territorio francés





En el apartado de crímenes contra las personas, a mediados de agosto, los equipos policiales de Portbou detuvo a otro hombre, en este caso de nacionalidad paquistaní, que tenía una orden internacional de detención cursada por su país. Pesaba sobre él una cadena perpetua por asesinato desde 2012.

El uno de septiembre, cayeron también en dichos controles fronterizos dos ciudadanos marroquíes que pretendían introducir en Francia cuatro kilos y medio de marihuana que llevaban oculta en sus mochilas. Quedaron inmediatamente arrestados.





A los agentes también les llamó la atención a principios de septiembre una persona que tenía un aspecto sucio, con la mirada perdida, los tobillos hinchados y desorientado. Se trataba de un enfermo mental. Constaba como desaparecido tras huir de un psiquiátrico de Reus.







Source link