El Chule declara que no mató a su vecino intencionadamente y que solo se defendió



Jesús C.B, alias El Chule, ha declarado este martes que en marzo de 2019 mató de una cuchillada a un vecino de El Pozo del Tío Raimundo de Madrid durante una pelea, pero que no fue de manera intencionada, ya que no quería matar a nadie y dio puñaladas “al aire” para defenderse.

El joven de 20 años e integrante del clan de Los Visita, que ha declarado sin esposas con autorización del juez, ha reconocido en la primera jornada del juicio con jurado en la Audiencia Provincial de Madrid que causó la muerte a Paco Doctor Cortés el 17 de marzo de 2019, pero no intencionadamente, como sostiene la Fiscalía, que pide para él 23 años de cárcel.





Antes de la declaración, cuando se estaba formando el jurado, una de las mujeres pertenecientes al clan ha increpado a los periodistas que esperaban en la calle y ha amenazado con quitarse la mascarilla y escupirles.


El Chule ha relatado al jurado que en el momento de la pelea él había consumido alcohol y drogas y se encontraba en casa con su mujer





El Chule ha relatado al jurado que en el momento de la pelea él había consumido alcohol y drogas y se encontraba en casa con su mujer. Ella le avisó de una pelea en la calle, y cuando salió se encontró con el hijo de la víctima “pegando golpes”. Ha señalado que ese joven le dio un puñetazo y Paco intentó separarles, y entonces a uno de ellos se le cayó un cuchillo y él lo cogió para defenderse y dio “dos viajes al aire”, tras lo que vio sangre y “nada más verla” echó a correr.

Ha reconocido que con esas cuchilladas pudo dar en la cabeza a la víctima, aunque no quería matar a nadie. Además ha reconocido que el fallecido no tuvo culpa de nada, pero que en todo momento le estaba viendo, ya que se encontraba de lado y no de espaldas, como señala la Fiscalía.

Durante su relato ha negado rotundamente que una vez en la calle volviera a casa a por el cuchillo y también que le dijera a su mujer que “había pinchado a una persona” y que diese el arma a ningún familiar. Tras el asesinato, El Chule se escondió en casa de su tío y posteriormente huyó a Valencia, hasta que el patriarca de la familia y su padre, también acusado, le dijeron que se entregase, lo que ocurrió el 27 de marzo.






Tras el asesinato, El Chule se escondió en casa de su tío y posteriormente huyó a Valencia, hasta que el patriarca de la familia y su padre, también acusado, le dijeron que se entregase





El otro imputado en este procesamiento, David C. A., padre de El Chule, ha narrado que bajó de su casa cuando vio que había una reyerta en la calle, pero sin llevar ningún palo. “Vi a mis hermanos tirados en el suelo y se me abalanzaron cinco personas. Empezaron a gritar que había sangre y nos fuimos”, ha explicado.

El Ministerio Público reclama que Jesús C.B. indemnice con 70.000 euros a la viuda y con otros 60.000 a cada uno de los hijos, y el otro acusado con un total de 1.700 euros a las tres personas a las que hirió. El escrito de la acusación sostiene que sobre las siete de la tarde unos familiares de Paco tuvieron una discusión con una vecina mientras paseaban a los perros. Por ello al menos diez familiares de la mujer salieron a increpar al grupo.

Durante la pelea, David C. A., golpeó a dos personas con un palo de escoba en la cabeza, provocándole a uno un traumatismo craneoencefálico y el otro un hematoma y eritema local parietal izquierdo. A continuación, según el relato fiscal, El Chule clavó un cuchillo en la garganta a Paco, de espaldas y sin posibilidad de que se defendiera. Esa pelea provocó que durante varios días vecinos de El Pozo de El Tío Raimundo salieran a protestar ante la vivienda del supuesto autor del crimen, hasta que el clan de Los Visita abandonó el barrio. El juicio continúa mañana con la declaración de familiares de la víctima.







Source link