El Ejército adquiere veinte vehículos todoterreno aptos para ser lanzados en paracaídas



El importe del contrato asciende a 1,6 millones de euros, y se establece un importe máximo por unidad de 83.200 euros. Los vehículos, según ha sabido ECD de fuentes militares, irán destinados a la Brigada Paracaidista –que ya dispone de algunas unidades-. Están diseñados para ser lanzados desde aviones de transporte –C-130, C295, A400M– o desde helicópteros –Chinook o Cougart, este último de forma externa-.

El fabricante elegido deberá cumplir una serie de requisitos, estipulados en los pliegos técnicos a los que ha tenido acceso ECD. Deberá estar diseñado para transporte de tropas –seis militares con su equipo completo-, de cargas –mínimo de 650 kilogramos en palés y contenedores lanzables-, y sistemas de armas –portar misiles antiaéreos Mistral, contra carro Spike o TOW, ametralladora o lanzagranadas.

Según indican fuentes militares a este confidencial, este tipo de vehículos se utilizan, además de en misiones de guerra, en operaciones de tipo humanitario o rescate. Principalmente en zonas de muy difícil acceso o sin posibilidad de aterrizaje cercano.

Se establece que el todoterreno deberá alcanzar la velocidad de 50 kilómetros por hora –con una autonomía de 500 km-, así como operar sin problema en superficies de gran desnivel y en condiciones extremas –nieve, arena…-, y sin importar que sus tripulantes llevan puestos trajes y máscaras de protección NBQ o gafas de visión nocturna.

La UME adquirió recientemente vehículos similares a la empresa portuguesa Quatripole, concretamente del modelo 150D.

Vea a continuación un vídeo de las pruebas de un vehículo de similares características:





Source link