El envío a Turquía de una batería de Patriots deja “desprotegido” el sur de España



El Ministro de Defensa, Pedro Morenés, anunciaba el pasado miércoles que España aportaría medios materiales y personal militar al dispositivo de la OTAN para frenar al Estado Islámico de Irak y Siria.

En concreto, España ha ofrecido a la Alianza Atlántica el despliegue en Turquía de una batería de misiles antiaéreos Patriot, además de 130 militares, que llegarán al país euroasiático en los primeros meses de 2015.

La única de España

Esta batería, la única que dispone el Ejército, pertenece al Regimiento de Artillería Antiaérea 74 –con sede en Sevilla- y su misión es proteger los cielos del Estrecho y del flanco sur de España.

Fuentes militares consultadas por El Confidencial Digital muestran su preocupación por la decisión tomada por Defensa, ya que en la práctica “supone dejar al sur de España sin su mejor arma de defensa antiaérea”.

Solo quedan misiles Hawk

Según apuntan estas fuentes, España se queda con 4 baterías de misiles Hawk, mucho más vetustos. Además, tal y como indican, el alcance efectivo –unos 40 kilómetros- de estos sistemas queda reducido a la mitad de distancia que los Patriot.

La batería de misiles Patriot está formada por ocho camiones –aunque a Turquía se envían sólo seis- equipados con lanzaderas con capacidad para cuatro misiles cada uno. Además, el sistema incluye una central de mando y una estación de radar.

El radar del sistema Patriot es capaz de detectar una amenaza aérea –ya sea un caza enemigo o un misil- a 150 kilómetros de distancia, y eliminarlo con una alta probabilidad de efectividad cuando esté a una distancia de 80 kilómetros.

En total, España compró 64 misiles –de los que una decena ya habrían sido disparados en diversas pruebas y ejercicios-, aunque tan sólo irán a Turquía 24 de ellos –más algunos más como cuota de reposición en caso de disparo-.

Esta batería fue adquirida de segunda mano a Alemania en 2004 por un presupuesto inicial de 100 millones de euros –la mitad de su precio en el mercado-, aunque finalmente costó alrededor de 55 millones.

Holanda retira las suyas

Los Patriot españoles sustituirán a las dos baterías que Holanda mantiene aún desplegadas en Turquía. El Gobierno holandés anunció que retiraba sus misiles a finales del pasado mes de agosto, alegando que no podía asumir el coste de mantener desplegadas las dos baterías.

Tal y como indican las fuentes militares consultadas, estos dispositivos suponen un gasto económico importante, ya que es necesario mantener activada cada unidad las 24 horas gracias a potentes grupos electrógenos.

Además, sólo para operar una batería hacen falta más de un centenar de militares, contando con tres turnos diarios: Personal para el centro de mando, operadores de los lanzadores, técnicos de radar y mecánicos.

Holanda, junto con Estados Unidos y Alemania, desplegaron seis baterías Patriot en 2012 a petición de Turquía, por el temor a un ataque balístico por parte de Siria. Sin embargo, el enemigo en esta ocasión es el Estado Islámico presente en Irak y Siria.





Source link