El llanto del bebé de la víctima desencadenó la discusión vecinal que acabó a puñaladas y martillazos en el barrio de La Isleta


Las diligencias policiales así lo recogen: el desencadenante de la brutal agresión
que sufrió el martes una vecina de la calle Tecén, del barrio de La Isleta, en Las Palmas de Gran Canaria, fue el llanto supuestamente persistente de su bebé que molestaba a los vecinos del piso de debajo, una madre y su hijo mayor de edad. Fueron ellos los que la emprendieron a puñaladas y martillazos con la madre del crío y quienes acabaron detenidos y ahora esperan pasar a disposición judicial.

Fuentes policiales en la capital grancanaria confirman que las declaraciones de los testigos recogidas por los investigadores coinciden en que previas al ataque hubo varias quejas de los detenidos sobre el supuesto ruido que hacía el bebé de 18 mese que, al parecer, lloraba y gritaba de forma pertinaz.





Edificio de la calle Tecén de Las Palmas de Gran Canaria donde se produjo la brutal agresión
Edificio de la calle Tecén de Las Palmas de Gran Canaria donde se produjo la brutal agresión
(Elvira Urquijo A. / EFE)

Uno de estos testigos es el tío del bebé y hermano de la víctima. Era él quien estaba en casa cuidando del niño mientras su hermana salía a hacer unos recados. Este hombre fue quien estaba al cargo del bebé cuando empezaron a reproducirse las quejas.

De hecho, el ataque se produjo cuando la víctima regresaba a casa y sus atacantes se la toparon, o la estaban esperando, en el rellano. Al parecer, mediaran o no una palabras previas, los dos detenidos la emprendieron con la recién llegada. La atacante llevaba un cuchillo y su vástago, un martillo.


La víctima trató de huir, de salir a la calle, pero los detenidos la acorralaron en el portal





La agredida trató de ganar la calle bajando hasta el portal, pero no pudo huir. Al parecer, sus violentos vecinos trabaron la puerta. Allí, emboscada, resistió como pudo los envites. Unos vecinos alertados por lo gritos y los forcejeos que se adivinaban a través de los cristales de la puerta del portal, lograron abrirla y rescatar a la malherida mamá del bebé.

Los dos atacantes se subieron a su piso y allí se atrincheraron hasta la llegada de la policía. Concretamente, de la Unidad de Prevención y Reacción de la Jefatura de Canarias que frente a la resistencia de los sospechosos, tiraron la puerta abajo para detenerlos.





La madre todavía llevaba en la mano el cuchillo usado contra su vecina. “El cuchillo lo hemos recuperado y también el martillo”, confirma una fuente policial grancanaria.

Los detenidos fueron evacuados de la zona en vehículos policiales entre fuertes abucheos del vecindario. La víctima fue llevada al hospital con heridas de pronóstico moderado, salvo eventuales complicaciones.







Source link