El TSJC confirma las penas de 25 y 20 años para Rosa Peral y Albert López por el crimen de la Guardia Urbana


Por segunda vez un tribunal impone la pena máxima para Rosa Peral y Albert López,– 25 y 20 años de cárcel respectivamente–, los dos agentes de la Guardia Urbana acusados de matar al también agente Pedro Rodríguez cuyo cuerpo apareció calcinado en el maletero de su propio coche en una pista forestal del pantano de Foix, en mayo de 2017. El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha rechazado los recursos de apelación presentados por las defensas y ha ratificado íntegramente la sentencia que dictó la Audiencia de Barcelona el 14 de abril pasado a partir del veredicto inculpatorio que elaboró un jurado popular.





Se desvanecen las opciones de que Peral y López puedan ver rebajada su pena o incluso que puedan ser declarados inocentes. Tras más de 3 años en prisión y con dos sentencias que ratifican una por una las pruebas por las que fueron condenados, a las defensas solo les queda recurrir en casación al Tribunal Supremo.

La sentencia de la que ha sido ponente el magistrado Javier Hernández– que ha obtenido una plaza en el Tribunal Supremo– acredita que los dos acusados idearon y ejecutaron de “de forma conjunta” un plan para acabar con la vida de Rodríguez y considera que la conclusión que alcanzó el jurado “es lógica y se apoya en fuertes indicios incriminatorios, sin que las alegaciones de la recurrente para destruirlos tengan suficiente entidad”.

La defensa de Rosa Peral, ejercida por la abogada Olga Arderiu, esgrimió que se la condenó “por sus pecados y no por sus delitos”, en alusión a las continuas referencias que se hicieron durante el juicio a la vida sentimental de la acusada obviando de que Peral era el eje central de toda la trama: era la novia del muerto, la amante del otro acusado y estaba casada con el hombre al que quisieron incriminar.

FOTO ALEX GARCIA EMPIEZA EL JUICIO POR EL CRIMEN DEL TRIANGULO AMOROSO DE LA GUARDIA URBANA. ROSA PERAL Y ALBERT LOPEZ SON LOS PRINCIPALES SOSPECHOSOS DEL ASESINATO DEL TAMBIEN AGENTE PEDRO RODRIGUEZ 2020/02/03
FOTO ALEX GARCIA EMPIEZA EL JUICIO POR EL CRIMEN DEL TRIANGULO AMOROSO DE LA GUARDIA URBANA. ROSA PERAL Y ALBERT LOPEZ SON LOS PRINCIPALES SOSPECHOSOS DEL ASESINATO DEL TAMBIEN AGENTE PEDRO RODRIGUEZ 2020/02/03
(Àlex Garcia)






Uno de los argumentos que expuso la abogada para contrarrestar la sentencia condenatoria fue que Rosa estuvo sometida a un miedo insuperable hacia Albert que le impidió percatarse de que su novio Pedro Rodríguez había sido asesinado y solicitó que se la condenara solo por encubrimiento lo que supondría su salida inmediata de la cárcel. El magistrado tacha de “ilógica” la explicación de que Rosa estuviera atemorizada y recuerda que estuvo presente cuando se cometió el crimen y no avisó a la policía, a pesar de que es agente de la Guardia Urbana; también le reprocha que diga que no sabía que su novio estaba muerto cuando ella misma limpió con lejía la casa después el crimen y utilizó el móvil de Pedro para hacer creer que seguía vivo y condujo su coche hacia el pantano de Foix con el cadáver en el maletero. Le recrimina que quisiera imputar a su exmarido Rubén después de los hechos. El miedo insuperable que alegó Peral era en relación al otro acusado, Albert López, que dijo que la tenía amenazada. Sin embargo, el juez destaca que los días posteriores a los hechos Rosa mantuvo muchos encuentros con el acusado en su casa.


Rechazado el argumento de que Rosa tenía miedo de Albert










El magistrado rechaza el miedo insuperable al que alude Peral por su condición de policía, “con numerosos recursos y entrenamientos para enfrentarse a situaciones estresantes”. Recuerda el juez que Rosa y Albert, dos días después del crimen, asistieron a una comida de la Guardia Urbana en la que se descarta que existiera cualquier coacción o amenaza puesto que Rosa está “completamente relajada y hasta podríamos decir que bromista ya que saca la lengua a quien hace la foto”.

GUARDIAS URBANOS IMPLICADOS EN EL CRIMEN DEL GUARDIA URBANO CALCINADO, COMIENDO JUNTOS CON UNOS COMPAÑEROS, DÍAS ANTES DEL CRIMEN
GUARDIAS URBANOS IMPLICADOS EN EL CRIMEN DEL GUARDIA URBANO CALCINADO, COMIENDO JUNTOS CON UNOS COMPAÑEROS, DÍAS ANTES DEL CRIMEN
(La Vanguardia)

Por su parte, Albert López también desmintió haber matado a Pedro y se presentó en su recurso como un mero encubrido que actuó como “un autómata” bajo el dominio de Rosa. “Los indicios ampliamente examinados desmienten ambas versiones”, dice la sentencia.

El fallo corrobora íntegramente las conclusiones las que llegó el jurado popular, formado por nueve ciudadanos de que Rosa Peral y Albert López trazaron un plan conjunto para acabar con la vida de Pedro Rodríguez, novio de la mujer, para volver a estar juntos. Unos días antes Albert regaló un anillo de compromiso a Rosa, preguntó a un compañero como se desharía de un cadáver que le respondió que quemándolo en un coche como sucedió; compró un teléfono móvil de prepago que sirvió para dar la señal de que el plan criminal se ponía en marcha. El terminal solo registró dos llamadas perdidas: la noche del crimen y después de que ambos quemaran el cadáver en el pantano de Foix.





Imagen de Albert López, acusado del crimen de la Guardia Urbana, en la sesión del juicio del 16 de marzo de 2020.
Imagen de Albert López, acusado del crimen de la Guardia Urbana, en la sesión del juicio del 16 de marzo de 2020.
(POOL EFE / ACN)

El tribunal considera “lógica” además la explicación que hizo el jurado de que Pedro Rodríguez debía estar “adormecido” o quizás “drogado” porque no opuso resistencia pese a que era una persona corpulenta que pesaba 90 kilos. Y da por probado que lo mataron golpeándole la cabeza con un objeto contundente, ya que apareció sangre en una bombilla y en una pared que fue repintada por los dos acusados después de los hechos. “Con independencia de quién propinara los golpes a Pedro, lo cierto es que ha quedado probado que ambos acusados se concertaron para darle muerte”, dice la sentencia. Y también corrobora que los dos acusados intentaron incriminar al marido de Rosa, Rubén, con quien estaba en trámites de divorcio.

“Así, quizás el hecho de que hubiera un acercamiento sentimental entre Rosa y Albert a partir de Abril de 2017 no tendría más consecuencias,pero si lo ponemos en relación con la compra de un móvil siete días antes que solo se activa la noche de autos, que cada uno de ellos imputa la muerte al otro atribuyéndose ellos sólo un papel de encubridores, pero sin ser capaces de decir cómo murió Pedro, y sobre todo, la gran y elaborada conducta conjunta posterior a los hechos desplegada por ambos acusados (fingir que Pedro seguía con vida, calcinar el coche con el cadáver en el maletero, intentar inculpar al ex marido de Rosa, permanecer la noche de autos los dos acusados en el domicilio dónde se encontraba el cadáver de Pedro, tarificaciones, conversaciones, etc), todo ello valorado en su conjunto solo encuentra una explicación lógico racional en que había un plan entre ellos”, dice el magistrado.






La pena más alta





Rosa Peral había recriminado en su recurso de que le hubieran impuesto la pena más alta que pedían para ella: 25 años de cárcel. El tribunal da por buena la condena que le impuso el magistrado de la Audiencia al considerar de que “los hechos son de una gravedad y antijuricidad extrema”. Y destaca el intento de culpar a su marido de la muerte de Pedro. “Pretender imputar a otra persona un delito de asesinato con la grave pena que conlleva no encuentra justificación alguna, es de una maldad evidentey hace plenamente proporcional la pena impuesta, aun cuando no concurra una segunda circunstancia de asesinato.Es importante resaltar que a consecuencia de la actuación de ambos acusados R.fue considerado sospechoso y su teléfono fue intervenido, con las graves consecuencias que ello conlleva para su intimidad”.

Por su parte, Albert alegó que cuando llegó a la casa, Pedro ya estaba muerto. “Sorprende que si Albert no tuvo nada que ver con los hechos borre de su móvil el contenido anterior al 5 de mayo”, resalta la sentencia.







Source link