En busca y captura un acusado del robo al hotelero Jordi Comas



El juicio contra los tres acusados por el robo en casa del hotelero y presidente de la Federació d’Organitzacions Empresarials de Girona (FOEG), Jordi Comas , fallecido por asfixia durante el asalto, se suspendió ayer por incomparecencia de uno de los procesados, que está en paradero desconocido. La Audiencia de Girona ha dictado una orden de busca y captura y ha fijado el 3 de mayo como la nueva fecha para la celebración del juicio.

En la vista que debía empezar ayer en la Sección Cuarta de la Audiencia se iba a juzgar a tres de los hombres que participaron en el robo en el domicilio de Platja d’Aro del empresario, que tuvo lugar el 18 de noviembre del 2012. Solo se les iba a juzgar por robo pero no por la muerte del hotelero, ya que no se hallaron pruebas que ubicaran a la decena de detenidos en el caso en el lugar y el momento en que tuvieron lugar los hechos. En febrero del 2019 el juzgado archivó la causa por asesinato para los trece detenidos, puesto que no se pudo determinar quién fue el autor material del crimen ni tampoco ningún testigo, cámara de videovigilancia, huella o indicio biológico les situaban en la localidad de Platja d’Aro el día y hora en la que ocurrieron los hechos. El hotelero murió asfixiado después de que le introdujeran un cojín y una bufanda en la boca para que no gritara durante el robo.





El fiscal sí que veía indicios de participación en el robo en tres de los detenidos, cuyo papel habría sido el de facilitar el acceso a la vivienda de la víctima a otros tres sospechosos, de los que no se conoce su identidad, a cambio de una parte del botín. Dos de los procesados tenían el encargo de abrir un agujero en una ventana del domicilio para facilitar el acceso a los ladrones, mientres que un tercero ejercía funciones de vigilancia en el exterior. A dos también se les atribuye el robo de un vehículo en Sant Cugat del Vallès que habrían utilizado durante el asalto en Platja d’Aro y en cuyo interior se hallaron joyas de la mujer de Jordi Comas y restos de ADN de los investigados. Los ladrones se llevaron de la vivienda 2.500 euros en efectivo, 4.000 dólares, numerosas joyas y un teléfono móvil.

El fiscal considera que los asaltantes eran conscientes de que los propietarios de la vivienda estaban despiertos en el momento del asalto y que los ladrones iban a hacer uso de la violencia o a inmovilizarlos para conseguir el botín. Sin embargo, el fiscal entiende que no hay pruebas de que los tres acusados pudieran prever que el asalto acabaría con la vida del empresario.

Para los tres procesados, el ministerio público pide penas de hasta 15 años de cárcel.







Source link