Enfado entre antidisturbios por la intervención de una unidad no especializada en los altercados de Madrid



La violencia callejera desatada por grupos radicales que se han manifestado en las últimas semanas contra la entrada en prisión de Pablo Rivadulla, el rapero Pablo Hasél, obligó a la Policía Nacional, a los Mossos d’Esquadra y a la Ertzaintza a movilizar a sus unidades especializadas en controlar alteraciones del orden público.

En Madrid se vio una de las imágenes de mayor violencia contra los agentes. Una policía tropezó al retroceder con sus compañeros, y al caer al suelo, varios encapuchados se lanzaron a agredirla: la golpearon con un palo, le lanzaron a la cabeza dos patinetes eléctricos (que impactaron en el casco)…

La agredida es oficial de las Unidades de Prevención y Reacción (UPR). Se trata de una unidad muy polivalente, que los mandos de la Policía Nacional utilizan para gran variedad de misiones, pero que no tiene ni los mismos medios materiales ni la misma formación especializada que las Unidades de Intervención Policial (UIP), los antidisturbios dedicados principalmente a hacer frente a altercados violentos en las calles de las ciudades.

El vídeo del día


Se amplía la cuarentena a pasajeros que llegan a España para controlar cepas





Source link