Golpe a la banda motera en Tenerife


A juzgar por el número de veces que se ha actuado policial y judicialmente contra ella, parece que la banda motera de los Hells Angels (Ángeles del Infierno) no se amilana en su voluntad de transgredir la ley. Esta vez la detención de miembros del grupo se ha producido en el capítulo (delegación en el argot interno) de la Islas Canarias, concretamente en Tenerife. Han caído allí seis miembros de los Hells Angels.

Las acusaciones a las que se enfrentan esta vez es el tráfico de drogas, la posible extorsión a determinados sectores comerciales, así como haberse hecho con el control de la seguridad de numerosos locales de alterne de la isla mediante coacciones.






Los detenidos son de cinco nacionalidades diferentes





Una de las características de la banda radica en que, a pesar de haber nacido en California, es internacional. Por eso no resulta extraño la múltiple procedencia de los arrestado en Tenerife: dos ciudadanos alemanes, un polaco, un francés, un serbio y un español.

A pesar de que todos ellos tienen un nutrido historial policial, cabe detenerse en el del ciudadano serbio. La Guardia Civil y la Agencia Tributaria informan que sobre este individuo pesaba una orden internacional de detención emitida por la autoridades de Belgrado por su pertenencia a una de las leyendas dentro del mundo de las bandas criminales: los Pink Panthers. Una banda conocida por sus osados y multimillonarios robos y atracos. Este sujeto fue detenido mientras realizaba labores de vigilancia de una de las plantaciones de marihuana que controlaban los Hells Angels de Tenerife, y que ahora está desmantelada.

Plantas de marihuana intervenidas en la operación contra los Hells Angels en Tenerife
Plantas de marihuana intervenidas en la operación contra los Hells Angels en Tenerife
(EP)

Además de las plantaciones y de la distribución de la droga, los investigadores -las pesquisas se iniciaron el pasado septiembre- también han centrado sus trabajos en acumular indicios que prueben que estaban extorsionando a titulares de comercios de diferentes sectores comerciales. Uno de ellos es el de los tatuajes. “Creemos que los extorsionaban para que aceptaran personal o proveedores bajo su control”, explican fuentes policiales desde Tenerife.






Los detenidos se habían hecho mediante extorsión con el control de la seguridad de varios burdeles





En el ámbito de los burdeles, ocurría algo parecido. “Creemos haber reunido indicios suficientes como para demostrar que extorsionaban a los locales de alterne para hacerse con la seguridad de los establecimientos”, señalan las mismas fuentes.

En las diferentes entradas y registros, entre ellos un supuesto club de fumadores, se localizaron, además de numerosos utensilios para el manejo y tratamiento de la droga, diversas armas prohibidas, además de 1.000 plantas de marihuana.







Source link