“Ha sido ella, me ha querido matar”


Josep María Mainat ya advirtió lo que podía haber ocurrido nada más despertar del coma. Apenas había pasado una hora cuando el exmiembro de La Trinca y productor televisivo recobró la conciencia. Eran las 4 de la madrugada del día en que supuestamente su mujer intentó matarle y, todavía tumbado en la ambulancia que lo había de trasladar al hospital, pidió que se acercara la cuidadora de sus hijos, que acababa de llegar al domicilio. Quería hacerle una confesión: “Ha sido ella, ha querido matarme”, le susurró señalando a su esposa. La niñera fue la primera en escuchar las graves acusaciones de Mainat contra su mujer, Angela Dobrowolski. “Ha sido ella, me ha pinchado varias veces”, continuó. La esposa de Mainat está investigada por un juez de Barcelona por tentativa de asesinato con alevosía al sospechar que le puso dos inyecciones de insulina a su marido diabético que le provocaron un coma hipoglucémico y que a punto estuvo de costarle la vida. El móvil del crimen era económico. Quería evitar que se consumara el divorcio para así tener opción a la multimillonaria herencia de Mainat, según apuntan los Mossos.





A pesar de que el productor televisivo ya advirtió el peligro nada más recobrar la conciencia, no fue él sino Pol Mainat, el hijo que tuvo con la actriz Rosa María Sardà, quien presentó una denuncia ante la policía al percibir el extraño comportamiento de la esposa de su padre.

La niñera, por su parte, pasó aquella noche con Dobrowolski y los niños después de la confesión que le había hecho su jefe Mainat. En su declaración ante los Mossos relató que Dobrowolski intentó deshacerse de las pruebas que presuntamente la incriminaban. “¿Donde está la bolsa de la basura?”, preguntó Dobrowolski. Y cuando se hizo con ellas fue al dormitorio, recogió las supuestas pruebas y luego salió a la calle para deshacerse de ellas. La esposa le contó a la niñera que le había puesto cuatro inyecciones a su marido y no dos como había dicho a los servicios de emergencia, pero que aquellas dosis habían servido para salvarle la vida.

La mujer de Mainat, grabada por cámaras de videovigilancia en la cocina en la noche del presunto intento de asesinato
La mujer de Mainat, grabada por cámaras de videovigilancia en la cocina en la noche del presunto intento de asesinato
(La Vanguardia)


Segunda acusación

Dobrowolski fue detenida de nuevo en septiembre por falsificar cheques de Mainat





La versión que la mujer difundió entre su entorno fue variando. A los servicios de ambulancias les dijo que no tenía azúcar y a un celador le comentó que le había dado unas ciruelas para revertir la bajada de azúcar. En la mesita de noche de Mainat había efectivamente restos de ciruelas pero que llevaban mucho más tiempo puesto que estaban plagados de hormigas. Mainat se recuperó y su esposa quedó en libertad con cargos. Vivían separados pero Mainat no podía privar a sus hijos de ver a su madre, con lo que siguió tolerando las visitas de su mujer a la casa donde se produjeron los hechos, aunque tomó precauciones: contrató un servicio de seguridad privada para no correr peligro.





La tapaderaLas cámaras de vigilancia captaron como Dobrowolskise escondía tras la nevera mientras supuestamente preparaba las inyecciones para acabar con Mainat
La tapaderaLas cámaras de vigilancia captaron como Dobrowolskise escondía tras la nevera mientras supuestamente preparaba las inyecciones para acabar con Mainat
(TV3)


Vigilantes 24 horas

El productor televisivo contrató seguridad privada en su casa tras la libertad de su esposa





A pesar de la nueva vigilancia y los cargos que pesaban sobre ella, Dobrowolski fue detenida el 21 de septiembre por los Mossos d’Esquadra por cobrar dos cheques falsificados del talonario de su marido. Supuestamente imitó la firma de Mainat en dos talones. Rubricó dos cheques poniendo a su hermana como beneficiaria para enmascarar la estafa. En total retiró 4.100 euros en dos talones: uno de 2.900 euros y otro de 1.200. En una de las visitas al banco la mujer se puso unas gafas y una gorra para que no la identificaran y así poder cobrar los cheques.

Mainat se dio cuenta del engaño y denunció el caso a los Mossos, que practicaron su detención por falsificación documental y estafa. Los Mossos hallaron indicios claros de que la denuncia que había interpuesto su marido era verosímil cuando comprobaron que en el momento de retirar el dinero la hermana de Dobrowolski estaba ingresada en el hospital.





El juez de instrucción 32 de Barcelona– el mismo que investiga el intento de asesinato de Mainat– volvió a decretar su libertad al considerar que no había riesgo de fuga ni de destrucción de pruebas.







Source link