Hallada muerta Mayte Cantarero, desaparecida el pasado domingo


La Guardia Civil ha encontrado el cuerpo sin vida de la joven Mayte
Cantarero Parlón, desaparecida desde el pasado domingo en la localidad madrileña de Rivas Vaciamadrid en una zona situada en la Laguna del Campillo en el Parque Regional del Sureste en Madrid.

Fuentes de la investigación han informado a Efe del hallazgo del cadáver de la joven de 27 años y la Guardia Civil ha barajado desde el primer momento que pudiera haber sufrido un accidente.

Los agentes que encontraron el cadáver de Mayte
Cantarero y luego los médicos que certificaron su óbito observaron que el cadáver tenía golpes y magulladuras propios de una caída desde unos de los riscos de esa zona y aparentemente no presentaba ninguna puñalada, disparo o golpe intencionado.





Los equipos de búsqueda de la Guardia Civil se desplegaron por la zona de monte
Los equipos de búsqueda de la Guardia Civil se desplegaron por la zona de monte
(Rodrigo JimÈnez / EFE)

Por tanto, los investigadores descartan a priori que se trate de un homicidio y se centran en un acto autolítico o en una caída accidental como causa de la muerte. Por el estado del cuerpo, expuesto a las altas temperaturas de los últimos días, podría haber fallecido pocas horas después de la desaparición.

Refuerza la hipótesis del suicidio la depresión que sufría la joven y algunos antecedentes médicos en este sentido, derivados de una situación de maltrato, por la que estaba recibiendo tratamiento farmacológico, según las mismas fuentes.


Un acto autolítico o una caída accidental





El macabro hallazgo se produce apenas 24 horas después de iniciarse las batidas vecinales por este paraje montañoso, que es la última zona donde fue vista por los testigos, según informaron a Efe fuentes familiares.

La joven, originaria de Córdoba, se instaló a finales del 2019 en casa de sus tíos en Rivas Vaciamadrid ya que su intención era buscar trabajo en la capital, informan a Efe fuentes familiares, que no tenían noticias de ella desde la tarde del pasado domingo 6 de septiembre.





Los trabajos para la localización de la joven también se hicieron desde el aire
Los trabajos para la localización de la joven también se hicieron desde el aire
(Rodrigo JimÈnez / EFE)

Tuvo varios empleos, en una inmobiliaria y en una tienda, pero al finalizar sus contratos pasó el verano con sus padres. El día de la desaparición, después de comer, se encontraba “mal” con dolor de tripa y con la temperatura baja. Se subió a su habitación y, horas más tarde, sus tíos comprobaron que no estaba en la casa.


Originaria de Córdoba, se había mudado a Madrid con sus tíos para buscar trabajo en la capital












Source link