Iglesias denuncia en comisaría las amenazas recibidas en una carta






El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha presentado este viernes una denuncia en la comisaría del Congreso por las amenazas de muerte recibidas en una carta con cartuchos de balas, iguales que las que han recibido el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la directora de la Guardia Civil, María Gámez. 

«He presentado una denuncia en comisaría y espero que haya una respuesta judicial y que se produzcan detenciones, pero esto tiene que tener una respuesta ciudadana y democrática en las urnas», ha señalado en declaraciones a la prensa a la salida de la denuncia.

Acompañado por los diputados de Unidas Podemos en el Congreso Enrique Santiago y Rafa Mayoral, y su número dos en la lista electoral para el 2M, Isa Serra, Iglesias ha recordado que se trata de una «amenaza real» de muerte tanto para sus padres, su pareja, y él mismo.

«Hemos recibido cartas amenazantes, así como amenazas de muerte a mi padre, a mi madre, a mi pareja y a mí. Es enormemente grave que recibamos cuatro balas de Cetme. Lo que me dijo el ministro del Interior es que es una amenaza real», ha subrayado. 

Cree que las dudas de Vox son un «calco» de los «nazis

También ha lamentado que haya quienes piensen que aprovecha esta amenaza para la campaña electoral de la Comunidad de Madrid. En este sentido, ha afeado a la candidata de Vox, Rocío Monasterio, por no retractarse de sus palabras en RNE donde dudó de las misivas. Monasterio ha vuelto a reiterar sus dudas durante el debate electoral que ha tenido lugar en la Cadena Ser, un debate que ha terminado abandonando Iglesias, tal y como avisó en TVE que haría.

«¿Si un día me pegan un tiro o me ponen una bomba y pierdo un pie, dirán que es para la campaña? (…) En el debate lo único que he pedido a la candidata de la ultraderecha es que se retractara de las declaraciones en las que puso en duda la veracidad de las amenazas de muerte que hemos recibido, decía que nos las habíamos inventado. Planteamos a la cadena que si no se retractaba o se les permitía seguir en el debate, nosotros nos íbamos a ir», ha explicado.

Para el líder de Unidas Podemos, es «gravísimo» que una fuerza política ponga en cuestion unas amenazas de muerte. «Es un calco de la estrategia de deshumanización que hacían los nazis en los años 30», ha señalado, al tiempo que ha instado a todos los «demócratas» a «estar en contra de la violencia».

Y ha insistido en que «no se puede consentir lo que está pasando (con la ultraderecha); demasiada impunidad, demasiado blanqueamiento», y por eso, ha anunciado que no debatirá más con Vox. «En democracia las amenazas de muerte no son aceptables, ni tampoco lo es dudar de cuando se producen», ha señalado.

Tampoco ve aceptable que se ataque con ‘cócteles molotov’ la sede de su partido en la localidad de Cartagena y que no se haya producido ninguna detención, mientras que se archive que un exlegionario con fuego real dispare contra imágenes de miembros del Gobierno.



Source link