Investigan el suicidio de una menor de 15 años en Barcelona por acoso escolar






Los Mossos d’Esquadra y la Consellería de Educación catalana están investigando el suicidio, el pasado 19 de mayo, de una alumna de 15 años de la escuela Jesús, Maria i Josep, conocida como Pare Manyanet, en Barcelona, que, según denuncia su madre, sufría acoso escolar.

En una carta, a la que ha tenido acceso TVE, la madre de la menor relata cómo desde los cinco años sus compañeros se burlaban de ella y la agredían. Pero la maestra y la psicóloga del colegio aseguraban no haber visto nada.

A los 13 años, explica la madre, la niña sufrió amenazas por parte de un profesor por usar las redes sociales en clase. Cuenta que su hija llegó a casa diciendo que no merecía vivir.

El día que se suicidó, se iba de excursión con el colegio. Y les dijo a sus padres que no quería ir. Les dejó una carta diciéndoles «no os va a gustar lo que haré, os quiero mucho. No soy suficiente para vosotros».

Nueve días después de su muerte, llegó un correo con la palabra ‘muere’

Nueve días después del fallecimiento, llegó al buzón del correo de la plataforma escolar de la menor un mensaje con la palabra ‘muere’ desde una dirección desconocida. Fuentes policiales han informado de que pese a que la familia de la joven aún no ha interpuesto denuncia formal, los agentes están recopilando información en contacto permanente con los padres.

Una vez que los agentes, en el marco de su investigación, hayan elaborado el atestado policial, lo remitirán al juzgado y a la Fiscalía de Menores.

Sobre el caso, el responsable de la unidad de cumplimiento normativo y portavoz del centro educativo, Antonio Ruiz, ha asegurado que en el colegio «no consta ninguna incidencia ni ninguna acción vía tutoría, ni hay queja formal por parte de la familia», por lo que «la noticia del suicidio, que nos ha llegado esta misma mañana, nos ha dejado totalmente sorprendidos».

Según el portavoz, el director del colegio le ha trasladado que el único incidente que se conoce es una queja que la madre de la niña trasladó a un profesor y de la que no hay constancia escrita.

La escuela asegura que no tiene constancia del caso

La escuela Pare Manyanet de Sant Andreu asegura en un comunicado que no tiene constancia del caso ni de la denuncia de los padres. Pero este caso ha hecho que otros padres y madres del colegio alcen la voz para explicar situaciones parecidas a lo largo de varios años.

«Yo tuve que sacar a mi hija porque unos compañeros se empezaron a burlar de ella y la agredían. Mi hija venía diciendo que se quería matar. Piqué a todas las puertas y todo el mundo miró hacia otro lado», asegura a TVE una madre que prefiere permanecer en el anonimato.

De momento, la unidad de cumplimiento normativo del centro ha abierto un expediente informativo sobre el caso y está recabando toda la información posible a partir de los testimonios de los profesores, ha indicado el portavoz.

Fuentes de la consellería han afirmado que la investigación se lleva a cabo a través de la Unidad de Soporte al Alumnado en situación de Violencia (USAV) del departamento y de manera coordinada con el Consorcio de Educación de Barcelona.

La consellería ha asegurado que no tenía «conocimiento previo»

La consellería ha asegurado que no tenía «conocimiento previo de que la joven estaba sufriendo una situación de acoso» y ha explicado que «se revisarán todas las actuaciones que se llevaron a cabo en relación con el caso» y «se tomarán las acciones necesarias».

Precisamente, con la intención de combatir la violencia en los centros educativos, este pasado lunes la conselleria puso en marcha la web app «UsApps», una herramienta donde todas las personas de la comunidad educativa pueden comunicar cualquier tipo de violencia que afecte a los alumnos, aunque se produzca fuera de las escuelas e institutos.

Por su parte, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha pedido permiso a la familia para investigar el tema, tras haber tenido conocimiento de él a partir de las redes sociales.

Se da la circunstancia de que la Congregación de los Hijos de la Sagrada Familia, a la que pertenece el colegio, a finales del mes de abril abrió un expediente al informático que había denunciado ante los Mossos haber detectado pornografía infantil en el ordenador de un párroco del barrio de Sant Andreu de Barcelona.

Es el segundo caso de suicidio en este centro que los Mossos investigan. El primero, de hace dos años, no quedó acreditado que fuera por acoso.

«Los especialistas remarcan que las muertes por suicidio nunca tienen un único detonante, sino que son el resultado de factores psicológicos, biológicos y sociales que tienen tratamiento. Las personas con conductas suicidas y sus allegados pueden recibir ayuda las 24 horas llamando al 112 o contactando con el Teléfono de la Esperanza al 717 00 37 17«.



Source link