Juzgan tres casos de abusos sexuales de abuelos a nietos en Valencia



La Audiencia de Valencia juzgará a partir de mañana tres casos distintos de hombres acusados de agredir y/o abusar sexualmente contra sus propios nietos
menores de edad y cuyas edades cuando se originaron los hechos estaban comprendidas entre los cinco y los once años. La Fiscalía reclama penas de hasta 34 años de cárcel para los procesados.

El primero de ellos es el de un varón de 44 años acusado de abusar sexualmente del nieto, de cinco años, de su compañera sentimental. Según mantiene la Fiscalía, los abusos, que se repitieron varias veces durante el año 2016. El agresor “se valió del vínculo de confianza creado con el menor para cometer los hechos”. La Fiscal solicita provisionalmente una pena de prisión de siete años y medio.





En el segundo caso, cuyo juicio arranca el martes, un varón de 61 años está acusado de abusar de sus tres nietas entre 2017 y 2018. El acusado sometía a las pequeñas -de 9 años- a tocamientos en su furgoneta con el pretexto de irse de paseo para “ir a comprar pasteles” y será juzgado por tres delitos de agresión sexual continuada.

Y en el tercero, el acusado será juzgado por abusar de sus dos nietos y de una nieta cuando los menores tenían entre 9 y 11 años. LA investigación apunta que el hombre “aprovechaba los diferentes momentos en los que se encontraba a solas con las víctimas para someterlas a tocamientos y otros actos de carácter sexual” tanto en la vivienda vacacional como en un garaje que tenía alquilado. A los dos niños, además, “les exhibió películas de contenido pornográfico” por lo que la acusación pública solicita una pena total de catorce años y once meses de prisión.


Condena de ocho años y medio





El pasado día 20 la Audiencia de Valencia condenó a ocho años y medio de prisión por un delito continuado de abusos sexuales a un hombre que sometió a tocamientos y a otros actos de carácter sexual a su sobrina-nieta, menor de edad, que tenía 6 años cuando comenzaron los hechos.

El condenado convivía con la menor junto a otros miembros en un chalet de una localidad de la provincia de Valencia, según la sentencia hecha pública por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

El hombre, que tenía 51 años al inicio de los abusos, no podrá acercarse a menos de trescientos metros de la menor ni comunicarse con ella por un periodo de nueve años y medio. La víctima, que tenía 6 años cuando comenzaron los hechos, se los confesó a su madre años después, al cumplir 17. La mujer acudió al día siguiente a denunciar a su familiar de unos abusos que finalizaron cuando la niña abandonó la vivienda.







Source link