La declaración de la hija del hombre acusado de abusar sexualmente de la nieta en Lleida



“Cuando lo supe no me lo creí pero luego entendí muchas cosas. Mi padre estaba obsesionado con ella”. Es parte de la declaración de la hija del hombre
acusado de abusar
sexualmente de la nieta en Lleida que es también madre de la menor. El acusado negó haber tocado “nunca” a la niña en su declaración en el juicio que desde este miércoles se celebra en la Audiencia de Lleida.

Las psicólogas que trataron a la menor explicaron que la niña es una persona que vive una situación familiar “complicada”, con carencias afectivas, y que esta situación la hace “más vulnerable a sufrir situaciones abusivas”. “Era la candidata perfecta”, concluyó la fiscal, quien solicita para el hombre 12 años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales.






Relato creíble





Durante el juicio se pudo escuchar la declaración grabada de la niña, de más de media hora, en el que cuenta detalles de al menos tres situaciones de abusos sexuales, una cuando tenía ocho años y dos cuando contaba con entre 11 y 12 años, cuando finalmente denunció los hechos.

Las psicólogas consideran que su relato es creíble y la médico forense, que la exploró tres semanas después de la última agresión, explicó que las lesiones que presentaba la menor eran compatibles con una penetración.


El calvario empezó en 2013





Según el ministerio público, los abusos comenzaron en 2013, cuando la niña tenía ocho años y su abuelo 65, en el piso de Mollerussa donde ambos convivían junto con la madre de la menor. Ese mismo año dejaron de vivir juntos por una discusión familiar y, después de unos años sin hablarse, volvieron a relacionarse en 2017, cuando la niña tenía 11 años y el abuelo 69.

Entonces, según la fiscalía, el hombre volvió a agredir sexualmente a su nieta, tanto en su casa en Lleida como en casa de la menor en el Palau d’Anglesola (Pla d’Urgell). A pesar de que inicialmente la fiscalía solicitaba que se condenara al hombre por un delito continuado de agresión sexual, finalmente ha pedido que se le condene por un delito continuado de abusos sexuales, al no haber quedado probado el uso de la violencia ni la intimidación.

La defensa pide que se absuelva al abuelo al considerar que no han quedado probados los hechos, que hay contradicciones en las declaraciones de la menor y que, según la familia, añade, la niña “suele mentir”.







Source link