La defensa de acusado de degollar a su mujer en La Coruña dice que fue un suicidio asistido



La defensa del acusado de degollar a su mujer en La Coruña en 2018, el procesado R.S.G., ha sostenido en la primera sesión del juicio en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial que fue un suicidio asistido, por lo que pide una pena de entre seis y diez años. Por su parte, la fiscal solicita 25 años de cárcel y la acusación particular y la de la Xunta, prisión permanente revisable.

La Fiscalía califica los hechos como asesinato
con
alevosía y con agravante de parentesco y género. Asegura que el sospechoso decidió acabar con la vida de la víctima en el domicilio que compartían en A Coruña para lo que, relata el escrito de calificación, cubrió la cama que usaban con bolsas de plástico y le cortó la carótida con un cuchillo muy afiliado “aprovechando que estaba acostada, de forma sorpresiva y repentina”.






El hombre hizo creer a la víctima que tenía “un cáncer óseo terminal”, según el abogado de la víctima





La acusación particular, que representa a los tres hijos de la víctima, pide prisión permanente revisable por asesinato con alevosía y ensañamiento. Según el abogado, Jorge Vila, la víctima era “especialmente vulnerable”, porque sufría depresión desde hacía meses. “Estaba planificado de antemano”, insistió ante los medios.

El abogado defendió ante el jurado popular que el hombre es “violento” e “inestable” y que hizo creer a la víctima que tenía “un cáncer óseo terminal”. Por su parte, el letrado de la Xunta está de acuerdo en pedir la prisión permanente revisable.

En cambio, el abogado del acusado, José Ramón Sierra, remarcó que no fue un asesinato. “Se tiene que castigar a este hombre por lo que hizo, no por lo que dicen que hizo”, explicó al jurado, que reprochó que las acusaciones no tengan “móvil” para el crimen.


Ingreso hospitalario





La fiscal explicó en el juicio que la falta de trabajo de la víctima le causó una “fuerte depresión”. El “deterioro” de la mujer, tanto físico como mental, transformó, ha dicho, la relación entre ambos por lo que, para el hombre, la situación fue “insostenible”. “La enfermedad no era incurable”, destacó la representante del Ministerio Público.





Previamente a los hechos, el Ministerio Público destaca que la mujer, con la que el acusado se casó cuatro años antes, había protagonizado un intento de suicidio, en concreto una semana antes de los hechos, ocurridos el 18 de julio de 2018.

Aunque se recomendó entonces su ingreso en el centro hospitalario, el acusado, señala la fiscal, insistió en que no quedase en el hospital “y se comprometió a su vigilancia y a iniciar el tratamiento a nivel ambulatorio con supervisión estrecha y permanente por su parte en el domicilio familiar”.

“Pese a ello el acusado decidió acabar con su vida, menospreciando su condición de mujer y para librarse de ella por estar agobiado por las atenciones que le tenía que prestar, sin importarle la larga convivencia que habían tenido”, detalla el escrito.







Source link