La Fiscalía no se opondrá al indulto del hombre que ayudó a morir a su esposa terminal


La Fiscalía solicita seis meses de cárcel para Ángel Hernández, el hombre que ayudó a morir a su esposa, enferma terminal de esclerosis múltiple María José Carrasco en Madrid el año pasado, pero no se opondrá a su indulto.

Según ha informado este miércoles la Fiscalía Provincial, el ministerio público imputa a Hernández un delito de cooperación al suicidio, pero al mismo tiempo anuncia que “para el supuesto de que se dictase sentencia condenatoria y se tramitase expediente de indulto, el Ministerio Fiscal, emitirá informe favorable”.

El caso de Hernández y su esposa supuso una brizna de esperanza para todos aquellos que apoyan la creación de una ley de eutanasia y muerte digna en España.





Considera el fiscal que en el caso, cuya celebración de vista oral no tiene aún fecha, concurren las atenuantes de confesión y parentesco.

María José Carrasco y su marido, Ángel Hernández, quien la ayudó a morir
María José Carrasco y su marido, Ángel Hernández, quien la ayudó a morir
(LV)

María José Carrasco murió el 3 de abril de 2019 en su domicilio cuando, estando solos el matrimonio en la vivienda, y tras el deseo “constante” de la enferma de acabar con su vida, su marido vertió en un vaso un medicamento, pentobarbital sódico, y se lo acercó a su mujer, que lo ingirió con una pajita. A los diez minutos, falleció.

En el escrito de acusación, la Fiscalía relata la historia clínica de la fallecida desde que en 1989 fue diagnosticada de esclerosis múltiple, “una enfermedad crónica degenerativa e incurable”.

Hace seis años “en pleno uso de sus facultades intelectivas y consciente por ello de las consecuencias de ello”, la mujer exteriorizó a su marido y a otras personas su deseo de acabar con su vida.


“Hernández intentaba disuadirla o cuanto menos retrasar el momento”, añade la fiscalía.





“A pesar del avance de la enfermedad, el nulo apoyo de las administraciones y la firme voluntad de María José de poner fin a su vida, Hernández intentaba disuadirla o cuanto menos retrasar el momento”, añade la fiscalía.





Después de paulatinas complicaciones y entradas y salidas del hospital, la Fiscalía destaca que Carrasco hizo un testamento de últimas voluntades, en el que manifestaba de forma expresa que rechazaba su alimentación por vía artificial (sonda nasogástrica o gastrostomía percutánea). La mujer ya solo se podía comunicar con monosílabos.

Concentración en apoyo de Ángel Hernández, frente al Palacio de Justicia de Barcelona
Concentración en apoyo de Ángel Hernández, frente al Palacio de Justicia de Barcelona
(Laura Fíguls / ACN)

En vista de la situación, Ángel Hernández decidió finalmente ayudar a su esposa a morir. Así que, “consciente de que nadie más iba a ayudar a su mujer en el proceso de ingesta del pentobarbital sódico y que ella, por su estado, no podía hacerlo sola”, consensuó con aquella la forma en que la ayudaría.

Tal y como había acordado la pareja, hacia las 10.00 horas del 3 de abril del 2019, María José Carrasco ingirió con una pajita el contenido del vaso con el medicamento, que le provocó a los diez minutos su muerte por una intoxicación aguda con depresión respiratoria y neurológica en ella.





Acto seguido, el acusado llamó a emergencias para contar lo que había ocurrido. Y esperó en el domicilio a la llegada de la Policía nacional a quienes contó lo que había hecho.

Tras su puesta a disposición judicial, Hernández –enfatiza la Fiscalía– “no solo relató todo lo ocurrido, sino que además aportó toda la documentación y videos sobre los hechos que tenía en su poder y que redujeron muy notablemente las gestiones para el esclarecimiento de los hechos”.







Source link