La Guardia Civil celebrará el 12-O en Cataluña a puerta cerrada



La segunda ola de la epidemia de coronavirus está provocando cancelaciones y restricciones en actos instituciones en los que se solía congregar un número importante de personas. También ha sucedido así con la celebración por la Guardia Civil de Cataluña del día de su patrona, la Virgen del Pilar.

Confidencial Digital ha podido consultar el mensaje que Pedro Garrido, general jefe de la 7ª Zona de la Guardia Civil, en Cataluña, ha enviado a los invitados habituales a estos actos. En el mensaje comunica que este año los actos serán a puerta cerrada.

“El escenario en el que nos encontramos en estos momentos, así como las diferentes consignas e instrucciones sanitarias, nos conducen, irremediablemente, a tomar la decisión de celebrar nuestra Patrona con un acto de régimen interior y sin invitados”, lamenta el general jefe de la Guardia Civil en Cataluña.

Ese acto “de régimen interior y sin invitados” tendrá lugar el jueves 8 de octubre “en el acuartelamiento sede de la 7ª Zona de la Guardia Civil en Barcelona”, el cuartel de Sant Andreu de la Barca.

Además, también habrá actos ‘cerrados’ en cada una de las Comandancias dependientes de la 7ª Zona.

El general Garrido subraya que el acto principal “lamentablemente, no revestirá el exclusivo aroma que sentimos al compartirlo con la sociedad de la que formamos parte”. Añade, eso sí, que “en nuestro fuero interno, pese a la austeridad del mismo, lo celebraremos con el entusiasmo que merece nuestra Patrona y con la seguridad de que, pese a no poder compartirlo públicamente, cada uno de ustedes estará presente en nuestros pensamientos”.

En su carta, el responsable del Instituto Armado en Cataluña recuerda que “el 8 de febrero de 1913, Su Majestad el Rey Don Alfonso XIII firmó la Orden por la que se proclamó Patrona de la Guardia Civil a Nuestra Señora del Pilar”, y pone en valor que “durante los últimos 107 años, casi ininterrumpidamente, cada 12 de octubre o en fechas cercanas, la Guardia Civil de Cataluña ha celebrado la conmemoración de tal patronazgo en un acto en el que siempre nos han acompañado numerosas autoridades civiles y militares, así como una nutrida representación de la sociedad civil catalana”.

Según Garrido, “este tradicional encuentro anual nos ha permitido, no solo celebrar el día de la Virgen del Pilar, Patrona del Cuerpo, sino también estrechar los lazos con los ciudadanos a los que servimos, con otras instituciones, organismos o integrantes de otros cuerpos policiales”.

De ahí que la celebración de la Patrona de la Guardia Civil sea para ellos una fecha señalada en el calendario de manera muy singular, “tanto es así que meses antes, diferentes equipos de trabajo aúnan esfuerzos, ilusión y toda su capacidad organizativa para que ese día sea percibido por aquellos que nos acompañan del modo tan especial como nosotros mismos lo sentimos”.

Sin embargo, no podrá ser así este 2020, un año que “recordaremos tristemente en el imaginario colectivo por las devastadoras consecuencias, sobre todo humanas, que la irrupción de la pandemia del COVID-19 ha traído consigo”.

Lo habitual es que días antes del 12 de octubre la Guardia Civil de Cataluña conmemore a su patrona en un acto en el cuartel de Sant Andreu de la Barca al que asisten responsables políticos, fiscales, jueces, mandos militares y de otros cuerpos de seguridad de Cataluña (incluidos los Mossos d’Esquadra)…

Por ejemplo, en 2019 incluso se trasladó hasta Sant Andreu de la Barca el entonces director general, Félix Azón, para acompañar a los mandos y agentes de la Guardia Civil en Cataluña.

Igual que este año por el coronavirus, en 2017 no se celebró este acto por la tensa situación que se vivía en octubre en Cataluña a cuenta del desafío independentista.

En el cuartel de Sant Andreu se encontraban alojados numerosos guardias civiles antidisturbios llegados de otros puntos de España, que habían intervenido en puntos de votación del referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre, con la consiguiente polémica por el uso de la fuerza frente a los activistas que impedían el paso para incautar las urnas y el material electoral.

De hecho, ese año estaba previsto que se celebrara el 10 de octubre, el mismo día que el Parlament celebró el pleno en el que se dio cuenta de los resultados que según el Govern de la Generalitat tuvo el referéndum ilegal. Fue el pleno en el que Carles Puigdemont propuso suspender la declaración de independencia ocho segundos después de expresar su proclamación.





Source link