La Guardia Civil se adapta por la polémica de los tatuajes de mujeres en las Fuerzas Armadas



La prohibición de lucir tatuajes en el cuerpo (y otros elementos como argollas, espigas e inserciones, automutilaciones…) es objeto de polémica desde hace años entre los aspirantes a ingresar en las Fuerzas Armadas y cuerpos policiales como la Guardia Civil.

Ese veto obliga a algunos opositores a someterse a tratamientos para borrar sus tatuajes, y pese a ello hay casos en que son excluidos al verse aún la mancha que queda.

Uno de los casos más polémicos fue el de las oposiciones a la especialidad de Psicología Militar en 2018. Una aspirante fue excluida por llevar un tatuaje en el tobillo, que se le vería con el uniforme de falda.

La excluida recurrió, el Ministerio de Defensa le dio la razón y se comprometió a cambiar la normativa para igualar las condiciones de hombres y mujeres, ya que ese mismo tatuaje en un hombre se hubiera permitido al taparse con el pantalón del uniforme.

Toda esta polémica parece inspirar el cambio que se ha producido de un año para otro en las bases de la oposición de acceso a la Escala de Cabos y Guardias de la Guardia Civil.

Confidencial Digital ha comparado las condiciones que establece la resolución publicada el viernes 28 de agosto en el Boletín Oficial del Estado (BOE) con la de hace un año.

En la Resolución 160/38128/2019, de 10 de mayo, de la Dirección General de la Guardia Civil, por la que se convocan pruebas selectivas para el ingreso en los centros docentes de formación, para la incorporación a la Escala de Cabos y Guardias del Cuerpo de la Guardia Civil, entre los “requisitos que deben reunir los aspirantes” se incluía el siguiente:

— “Carecer de tatuajes que contengan expresiones o imágenes contrarias a los valores constitucionales, autoridades o virtudes militares, que supongan desdoro para el uniforme, que puedan atentar contra la disciplina o la imagen de la Guardia Civil en cualquiera de sus formas, que reflejen motivos obscenos o inciten a discriminaciones de tipo sexual, racial, étnico o religioso. Asimismo, tampoco se permiten los tatuajes, argollas, espigas e inserciones, automutilaciones o similares que puedan ser visibles vistiendo las diferentes modalidades de los uniformes de uso general del Cuerpo de la Guardia Civil conforme a la Orden General n.º 12, de 28 de diciembre de 2009, Uniformidad en el Cuerpo de la Guardia Civil («Boletín Oficial de la Guardia Civil» n.º 1, de 12 de enero de 2010)”.

En los uniformes de uso general (el de diario, el de gala, el de etiqueta y el de gran etiqueta, el de servicio y el de campaña) se contempla en algunos casos excepcionales que el personal femenino pueda sustituir el pantalón recto y los zapatos negros de cordones por falda verde, medias de color natural, sin dibujo, y zapatos negros tipo salón. A eso se suma el uniforme para mujeres embarazadas, que ofrece la posibilidad de vestir pichi.

Por tanto, quedaban aún prohibidos los tatuajes que se vieran con uniforme de falda y zapatos. Era la misma redacción que el año anterior, 2018.

Prendas comunes para hombres y mujeres

Eso cambia este año, con la Resolución 160/38245/2020, de 24 de agosto, de la Dirección General de la Guardia Civil, por la que se convocan pruebas selectivas para el ingreso en los centros docentes de formación para la incorporación a la Escala de Cabos y Guardias del Cuerpo de la Guardia Civil, publicada en el BOE el viernes 28 de agosto.

El artículo que prohíbe los tatuajes ha cambiado en su redacción. Se mantiene exactamente igual la parte que veta los tatuajes que vayan contra los valores constitucionales o militares, que perjudiquen la imagen de la Guardia Civil o que incluyan mensajes obscenos o discriminatorios.

Pero en la oposición de ingreso a la Escala de Cabos y Guardias de este 2020 se establece que “asimismo, tampoco se permiten los tatuajes, argollas, espigas e inserciones, automutilaciones o similares que puedan ser visibles vistiendo las prendas comunes para el personal masculino y femenino del uniforme del Cuerpo de la Guardia Civil en sus diferentes tipos y modalidades de uso general, conforme a la Orden General n.º 12 de 28 de diciembre de 2009, Uniformidad en el Cuerpo de la Guardia Civil («Boletín Oficial de la Guardia Civil» núm. 1, de 12 de enero de 2010)”.

Es decir, que en vez de vetarse los tatuajes “que puedan ser visibles vistiendo las diferentes modalidades de los uniformes de uso general del Cuerpo de la Guardia Civil” (como pasaba hasta ahora), pasan a estar prohibidos los tatuajes “visibles vistiendo las prendas comunes para el personal masculino y femenino del uniforme del Cuerpo de la Guardia Civil en sus diferentes tipos y modalidades de uso general”.

Se acaba por tanto la posibilidad de que un tatuaje en un tobillo, como pasó en la oposición a psicólogo militar, impida presentarse a una mujer pero no a un hombre. Ahora esa novedad llega a las oposiciones de ingreso en la Guardia Civil.

Palabras de reserva en ortografía

Otra novedad en la resolución de convocatoria de este 2020 afecta a la prueba de ortografía. Hay que recordar que esta prueba desató una gran polémica el año pasado, por la rareza de algunas palabras incluidas (‘javaque’, ‘halodio’, ‘frange’…) y sobre todo porque algunos opositores recurrieron e incluso llevaron a los tribunales lo que ellos consideraban una diferencia sustancial en la dificultad entre la prueba que se hizo un día y la que pasaron los examinados otro día, ya que esta parte de la oposición se hizo en dos días seguidos.

En las bases de la oposición de ingreso a la Escala de Cabos y Guardias de la Guardia Civil para este 2020 se incluyen por primera vez unas palabras de reserva.

La prueba, como hasta ahora, “consistirá en la realización de un ejercicio con diez frases numeradas del uno al diez, en las que se han subrayado cuatro palabras en cada frase con las letras A, B, C y D, debiendo señalar las palabras que presenten falta ortográfica”.

La novedad es que “además se contestará una frase con cuatro (4) palabras de reserva subrayadas del mismo modo. Las palabras de reserva, solamente serán valoradas en el caso de que el Tribunal de Selección anule alguna de las anteriores y siguiendo el orden establecido en el cuestionario”.

En la prueba de 2019 la Dirección General de la Guardia Civil admitió anular alguna palabra, lo que a su vez también provocó algunas quejas. Ahora se prevé esa posibilidad con antelación, con una frase con cuatro palabras de reserva.





Source link