La mujer desaparecida de León hace 25 años y localizada ahora en Asturias ha vivido sin dejar rastro



Hermetismo oficial. La Policía Nacional se limita a decir que está elaborando un informe sobre cómo pudo ser que una mujer cuya desaparición fue denunciada en 1995 haya sido ahora hallada sin que hubiera saltado alarma alguna que indicara su paradero antes de su casual localización hace unos días. “Hay que despejar muchas dudas y la Policía no quiere precipitarse”, señalan fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Asturias.

Blanca Mabel Otero, que actualmente ronda los 70 años de edad, fue localizada por policías locales del municipio asturiano de Siero en su vivienda de la urbanización La Fresneda el pasado sábado, pero en ese momento, la señora rescatada del suelo de su casa desorientada y deshidratada se llamaba para todo el mundo Eva. Ese era el nombre por el que la conocían en el vecindario.






Agnetes de la Policía Local de Siero localizaron a la mujer en su casa deshidratada y muy desorientada





Fue más tarde, cuando trasladada ya al hospital, que la Policía Local de Siero averiguó la auténtica identidad de esa mujer con un fuerte dolor en las piernas que le impedía andar y que por ello llevaba tiempo sin salir de casa. Esa ausencia fue lo que alertó a sus vecinos, que llamaron a emergencias. Los agentes al cruzar datos con los de la Policía Nacional en un intento de dar con la identidad de la mujer, que en esos momento estaba resultando extrañamente difícil, descubrieron que se trataba de una mujer desparecida de forma repentina de su domicilio de León en 1995 y de la que, desde entonces, no se tenía noticia alguna.

La jefa superior de Policía de Asturias, Luisa María Benvenuty, ha hablado hoy muy brevemente sobre el caso para señalar que la denuncia por desaparición en la persona de Blanca Mabel Otero, de origen argentino, fue retirada, pero reactivada justamente el año pasado. “La señora está ingresada y evoluciona favorablemente”, ha añadido Benvenuty, quien ha dicho que la policía científica ha confirmado que es la mujer cuya desaparición se había denunciado en su momento.

Fuentes de la Jefatura de Asturias confirman que existe comunicación con un familiar de la mujer ahora reencontrada, pese a la particularidad de que la marcha de la desaparecida fue del todo voluntaria en su momento. La historia policial señala que una persona tiene derecho a permanecer incomunicada e ilocalizable para su familia si es su deseo, pese a ser encontrada.






La mujer ahora identificada como la desaparecida de León salía adelante sin ser detectada cuidando niños, mascotas y limpiando casas





¿Cómo sobrevivió Otero sin entrar a penas en contacto con la administración? No había rastro de ella. Es uno de las interrogantes que deberá despejar el informe policial. ¿La mujer ahora reencontrada tenía una vivienda por la que pagaba un alquiler o le dejaban vivir gratis? Al parecer, tenía ingresos más o menos regulares para garantizar su sustento. Se trata de cuestiones que rozan infracciones administrativas que pueden afectar a terceros.

Hacía de canguro, cuidaba mascotas e iba a limpiar ocasionalmente casas de la urbanización La Fresneda donde vivía y en la que ningún vecino pensó jamás que la amigable Eva mantenía una doble identidad.







Source link