La Policía detiene a los dueños de un bar que retuvieron a sus clientes para no ser multados



La entrada a la fiesta ilegal no incluía un escape room, aunque a más de uno de los clientes le hubiera ahorrado un ataque de ansiedad. Agentes del distrito Centro y de la Unidad de Apoyo a la Seguridad de la Policía Municipal de Madrid han detenido a los responsables del pub Loyalty del barrio de Salamanca de la capital por retener en contra de su voluntad a los 36 clientes que acudieron a una fiesta ilegal para evitar ser sancionados por incumplir el toque de queda.

Una llamada de los vecinos al 092 alertaba, a las 01:30 de la madrugada del día 25, que en el interior de un establecimiento de la calle Cruz había personas en su interior realizando una fiesta. Un patrulla se acercó al lugar comprobando que, efectivamente, había un local con las puertas cerradas con llave y del que desde su interior se escuchaba música y a personas.





Los agentes, tras varios intentos infructuosos para que abriesen desde el interior, decidieron activar un dispositivo especial junto a la Unidad de Apoyo a la Seguridad para valorar la situación y analizar los hechos. Posteriormente tras apertura del local, sobre las 6.15 horas, la gente comenzó a salir del mismo apresuradamente, intentando escapar y agrediendo a varios agentes allí desplegados.

Los policías evitaron su huida y detuvieron a un individuo por atentado a agente de la autoridad. Fue entonces cuando los policías locales lograron entrar al local y arrestar a un individuo por atentado a agente de la autoridad.

Una vez en el interior, comprobaron que había un total de 36 personas y, según manifestaciones de algunas de ellas, no pudieron salir del local a pesar de su voluntad de querer hacerlo, ya que no querían abrir las puertas hasta acabar el toque de queda. Por ello, los agentes arrestaron a dos individuos por un delito de detención ilegal.

Además, en el interior del local se observó que estas personas estaban en su mayoría sin utilizar mascarillas, sin guardar la distancia de seguridad, incumpliendo la normativa en cuanto a distancia social y demás exigencias higiénico-sanitarias, siendo denunciadas cada una de ellas por estos motivos.

La lista de delitos no acaba ahí dado que los agentes se incautaron varias bolsas de sustancia estupefaciente rosa (‘Tucibi’), de sustancia estupefaciente blanca (MDMA), 3.200 euros que portaba una de las personas al tiempo que llegaron a denunciar a la encargada por fumar delante de los agentes actuantes.

El local no presentaba licencia de actividad ni de funcionamiento, así como el seguro obligatorio de responsabilidad civil. Y los responsables se negaron en todo momento a colaborar a pesar de que las personas que se encontraban en el interior corrían gran peligro, ya que las puertas se encontraban cerradas con llave y sin posibilidad de escapatoria en caso de emergencia.





Los detenidos han sido puestos a disposición judicial por los delitos descritos así como en lo relativo a la obstrucción inspectora a agentes de la autoridad, enfrentándose el local a sanciones por infracciones graves de la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid (LEPAR).


La lista de delitos incluye la incautación de varias bolsas de sustancias estupefacientes












Source link