Los condenados de la Urbana piden que se repita el juicio



O absolución o repetición del juicio. Los condenados por el crimen de la Guardia Urbana comparecieron ayer en la vista de apelación en el TSJC donde presentaron oralmente el recurso con el que esperan revertir la condena que les impuso la Audiencia de Barcelona. Ambos, Rosa Peral y Albert López, agentes de la Guardia Urbana de Barcelona que fueron condenados a 25 y 20 años de cárcel por el asesinato del también agente Pedro Rodríguez, cuyo cadáver quemaron en el maletero de su propio coche en el pantano de Foix en mayo del 2017, piden ahora ser absueltos o que se repita el juicio con un nuevo jurado. Los acusados consideran que el veredicto condenatorio que emitió el jurado fue “arbitrario, irracional e ilógico”, según coincidieron los abogados de los dos acusados, Olga Arderiu y José Luís Bravo. Rosa Peral, la mujer que era la pareja de la víctima, se dirigió de nuevo al tribunal para clamar por su inocencia y acusar a López de ser el único autor del crimen. “Soy inocente y soy incapaz de matar absolutamente a nadie. Ni a un animal, ni muchísimo menos a la persona que está a mi lado, porque esa persona me quería, y lo sigo queriendo lógicamente”. Según su abogada, “no hay ninguna prueba que incrimine” a su clienta y llegó a apuntar que Rosa Peral, que fue condenada a la pena más alta, llegó al juicio condenada después del interés mediático que suscitó el caso. “Suerte que no hay pena de muerte porque sino…”, insinuó Arderiu.





En cambio, el otro acusado, Albert López, volvió a defender que llegó a casa de Rosa Peral cuando su novio ya estaba muerto. “Lo que vi cuando llegué era un escenario posviolencia de género que derivó en violencia doméstica. Tengo experiencia en eso y tengo una ventaja respecto al resto de partes, que yo sé que no he hecho nada”.Por esta razón, su abogado José Luís Bravo interesó al tribunal alcanzar un acuerdo para que se absuelva a su cliente de asesinato y se lo condene por encubrimiento puesto que “ya ha pasado suficiente tiempo en la cárcel”.

El fiscal Félix Martín y el abogado de la acusación que representa a la familia de la víctima defendieron la sentencia condenatoria que se les impuso. En su alegato, el fiscal subrayó que, “el hecho de que quemaran el cuerpo en su coche, implica una intensidad del dolo, ausencia de arrepentimiento, así como falta de respeto absoluto a la persona fallecida”.



Source link