Los detenidos se autolesionan con la mascarilla: aviso a los policías



El uso de mascarilla en espacios públicos se ha convertido en una obligación en casi toda España, y los distintos cuerpos policiales vigilan el cumplimiento de esta norma establecida para tratar de impedir la expansión del coronavirus.

Sin embargo, la mascarilla también supone un peligro. Al menos, así se ha demostrado en varios incidentes con detenidos que han llevado al Ministerio del Interior a lanzar un aviso a la Policía Nacional, a la Guardia Civil y a otros cuerpos.

Confidencial Digital ha podido consultar una “Nota informativa sobre nuevo modus operandi en autolesiones de detenidos en ACUDE”, es decir, en áreas de custodia de detenidos, que difundió hace unos días entre unidades policiales la Inspección de Personal y Servicios de Seguridad, dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad, del Ministerio del Interior.

En esa nota, Interior explica que la Dirección General de la Policía y la Dirección General de la Guardia Civil han comunicado a la Inspección de Personal y Servicios de Seguridad que “en los últimos días se ha conocido de tres incidentes protagonizados por personas detenidas en las áreas de custodia de detenidos (ACUDE) policiales”.

El suceso consistió en que esos detenidos se provocaron daños, se autolesionaron, “con el alambre de las mascarillas sanitarias desechables”. La nota indica incluso de qué forma sacan el alambre de las mascarillas.

Con esos alambres, esos tres detenidos en diversos puntos de España se provocaron cortes en brazos y muñecas, los puntos del cuerpo donde es más fácil acceder a los vasos sanguíneos, con la intención de sangrar con profusión.

“Aunque ninguno de los casos representó riesgo vital grave para los custodiados, dada la efectiva vigilancia e inmediata reacción del personal de custodia”, el documento de la Inspección de Personal y Servicios de Seguridad avisa que “no puede dejar de advertirse el riesgo que pueden representar, tanto para el detenido como para la integridad del personal de custodia”.

El problema que suponen estos intentos de autolesión con una mascarilla es que son los propios cuerpos policiales los que se las proporcionan a los detenidos cuando los llevan a los calabozos, si no llevaban por su cuenta.

Eso no va a provocar que se prohíban las mascarillas: “Evidentemente, resulta necesario seguir facilitando a las personas en custodia de los elementos de autoprotección que determinen las autoridades sanitarias, implementando las medidas adicionales que minimicen los riesgos detectados”.

Así que Interior recomienda a los agentes de las Fuerzas de Seguridad que “siempre que resulte posible se faciliten mascarillas que no incorporen estos alambres o, caso de no disponerse de esos otros modelos, sobre quienes se adviertan riesgos de protagonizar estos incidentes, se proceda a la retirada del alambre”.





Source link