Los Mossos refuerzan la protección de Palau tras un ataque con sangre animal



El conseller de Interior, Miquel Sàmper, reunió ayer por la tarde con carácter de urgencia al comisario jefe Eduard Sallent y al director de la policía, Pere Ferrer. La cita de varias horas en el complejo central que los Mossos d’Esquadra tienen en Sabadell analizó el ataque con globos de sangre de animal y pintura que un grupo de ocho personas realizaron por la mañana contra la fachada del Palau de la Generalitat. Los responsables de la Policía acordaron reforzar inmediatamente las medidas de protección de Palau y de la Conselleria d’Interior. Desde ayer tarde, dos equipos del Arro, especializados en seguridad ciudadana, vigilan el edificio de la plaza Sant Jaume.





El ataque ocurrió por sorpresa a las once y media de la mañana. Un grupo de ocho personas llegó a Sant Jaume. Con mascarillas sanitarias y algunos con caretas ocultando completamente el rostro, se colocaron frente a la fachada principal portando unas cajas de plástico de las que se utilizan en los mataderos para cargar grandes cantidades de carne. Dos representantes del grupo se acercaron a la puerta principal y pidieron hablar con algún responsable del Govern. Contaron que eran representantes del sector de la restauración y que estaban en contra de alargar otras dos semanas el cierre de bares y restaurantes. El policía de la puerta les indicó primero que era domingo y allí dentro no había nadie para recibirles, y segundo, que las cosas no se hacían así.


La policía autonómica denunció por el incidente a cuatro trabajadores de una taberna de l’Hospitalet





En ese instante empezó una lluvia de bolsas que fueron estallando en la fachada principal manchándola completamente con una mezcla de sangre de animal, agua y pintura roja. Los globos se colaron hasta el balcón que da al despacho ahora vacío del presidente de la Generalitat.

En el interior de Palau estaba en ese momento el cuerpo de guardia uniformado de protección de edificios y un retén del área de seguridad institucional (ASI). Entre unos y otros salieron al exterior y retuvieron a cuatro de los ocho atacantes.






Trabajadores de la restauración





Los cuatro hombres mantuvieron una actitud muy correcta con los policías, según fuentes consultadas por La Vanguardia, que indicaron que se identificaron como trabajadores de una taberna gallega de l’Hospitalet de Llobregat. Los cuatro fueron denunciados por un delito contra el patrimonio histórico. Anoche, la unidad de investigación de Ciutat Vella terminaba de elaborar el atestado del incidente para presentarlo en el juzgado de guardia.

Este lunes a primera hora de la mañana se celebrará una nueva reunión relacionada con el incidente. De nuevo el comisario jefe, el director de la policía, la secretaria de Presidència del Govern y los responsables del ASI analizarán el incidente y decidirán si basta por el momento con la presencia permanente, las 24 horas del día, del Arro, o se incrementa en algunos momentos con los antidisturbios de la Brigada Mòbil. El asalto fue condenado por todas las formaciones políticas.







Source link