Los nuevos policías tendrán que saber inglés



La Policía Nacional avanza para exigir un nivel mínimo de idiomas (de inglés, principalmente) a los aspirantes al ingreso en el cuerpo y en algunas escalas superiores. Si hasta ahora acreditar el dominio de una lengua extranjera aporta puntos en el baremo, próximamente será un requisito indispensable.

Confidencial Digital ha podido saber que ese fue uno de los anuncios que hicieron a los representantes de los sindicatos policiales desde la División de Formación y Perfeccionamiento en una reunión reciente.

Desde la Confederación Española de Policía explican que esa división de la Dirección General de la Policía sorprendió a los presentes al anunciar que se exigirá ciertas titulaciones para acceder al cuerpo.

A2 para entrar en la Escala Básica

Concretamente, su plan es que los opositores al ingreso en la Escala Básica tengan que acreditar que tienen un nivel A2 del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas.

En teoría ese nivel capacita a una persona para “comprender frases y expresiones de uso frecuente relacionadas con áreas de experiencia que le son especialmente relevantes (información básica sobre sí mismo y su familia, compras, lugares de interés, ocupaciones, etc.)”.

También permite “comunicarse a la hora de llevar a cabo tareas simples y cotidianas que no requieran más que intercambios sencillos y directos de información sobre cuestiones que le son conocidas o habituales”, así como “describir en términos sencillos aspectos de su pasado y su entorno así como cuestiones relacionadas con sus necesidades inmediatas”.

B1 para ser inspector

No sólo los aspirantes a agente de la Policía tendrán que acreditar un nivel A2. Quienes quieran acceder a la Escala Ejecutiva (que agrupa a inspectores e inspectores jefe) deberán aportar documentación de que cuentan con el nivel B1 del idioma correspondiente.

Alguien que tiene un B1 “es capaz de comprender los puntos principales de textos claros y en lengua estándar si tratan sobre cuestiones que le son conocidas, ya sea en situaciones de trabajo, de estudio o de ocio”, “sabe desenvolverse en la mayor parte de las situaciones que pueden surgir durante un viaje por zonas donde se utiliza la lengua”, “es capaz de producir textos sencillos y coherentes sobre temas que le son familiares o en los que tiene un interés personal” y “puede describir experiencias, acontecimientos, deseos y aspiraciones, así como justificar brevemente sus opiniones o explicar sus planes”.

Estos planes de la División de Formación y Perfeccionamiento de la Dirección General de la Policía los corroboran también desde otro sindicato, la Unión Federal de Policía (UFP), que añaden que además se pretende crear un Centro de Idiomas propio para los policías nacionales.

El vídeo del día

Arrimadas sobre el acercamiento de presos de ETA y elecciones catalanas.

Desde CEP denuncian que los mandos no han explicado hasta ahora ni cuándo ni en qué condiciones se creará ese centro de idiomas. Critican que estos requisitos de idiomas supondrán un obstáculo más en la carrera profesional de los policías nacionales, y lamentan sobre todo que quienes ya están preparándose para las oposiciones de los próximos años se encontrarán de pronto con un requisito añadido.

“¿Quién y cómo va a resarcir de los perjuicios a los opositores que actualmente se encuentran en las academias pagándose clases particulares para formarse lo mejor posible, con esfuerzo económico, personal y familiar? ¿Acaso la futura promoción XXXVIII de la Escala Básica tiene que soportar este tipo de ocurrencias sobrevenidas?”, subrayan.

Oposición a un cambio inmediato

Fuentes consultadas por Confidencial Digital explican que actualmente no existe ningún requisito de inglés ni de otro idioma para convertirse en policía nacional. Sí es cierto que existe una prueba, pero es voluntaria y la nota que se obtiene puede mejorar sensiblemente la calificación final para obtener o no plaza, pero no es indispensable.

Los planes de la División de Formación han causado cierta inquietud entre algunos sindicatos, que sobre todo se oponen a que este cambio se apruebe “de la noche a la mañana”, de forma que los opositores que ahora mismo están formándose en academias privadas para presentarse en 2021/2022 no tienen en cuenta que podrían tener que acreditar que tienen un nivel A2 de inglés, por ejemplo.

Critican también con dureza que “no tiene lógica que se exija internamente este requisito sin que la Dirección General de la Policía ofrezca ningún tipo de actualización en idiomas”. Es decir, que se pide un nivel B1 para convertirse en inspector, sin que haya todavía un Centro de Idiomas de la Policía Nacional en el que los agentes puedan sacarse el título de ese nivel.

Resistencia de los sindicatos

Por todas estas objeciones, muchos esperan que el proyecto no salga adelante, o que al menos se ralentice su entrada en vigor. En principio la intención del responsable de la División de Formación y Perfeccionamiento es que se empiece a aplicar en la promoción de 2021/2022, como se ha indicado.

Para que entre en vigor este cambio se tendría que incluir en una reforma del real decreto de procesos selectivos y formación en la que está trabajando la Dirección General. Pero, según indican desde CEP, este plan de introducir los idiomas como un requisito para las oposiciones de la Policía Nacional no cuenta aún con el apoyo de los órganos superiores.

Eso, unido a la resistencia de los sindicatos, hace pensar a algunos que al menos es complicado que el plan salga adelante a corto plazo, si bien admiten que a medio o largo plazo puede ser más viable. Recuerdan que ya en 2018 los mandos de Formación trataron de aprobar una medida similar, y el proyecto quedó paralizado por la oposición frontal de todos los sindicatos del cuerpos.





Source link