Maje confesó a su madre antes de ir a prisión que su examante había matado a su marido


La madre de la acusada en el caso de la viuda negra de Patraix ha dicho al jurado que su hija Maje le explicó antes de ingresar en prisión preventiva que Salva, uno de sus amantes entonces (2017) había matado a su esposo. La testigo ha dado la sensación de que tenía un lapsus cuando ha dicho en sala que su hija le había referido que Salva le había dicho “que se había escondido (pausa)… uy, que se había enfrentado a Antonio y habían peleado”. Según el relato de la madre, su hija le dijo que la muerte de su marido había sido en defensa propia.





El amante de Maje, Salva, coacusado del crimen y autor confeso de las puñaladas que acabaron con la vida de Antonio, esposo de su examante
El amante de Maje, Salva, coacusado del crimen y autor confeso de las puñaladas que acabaron con la vida de Antonio, esposo de su examante
(Manuel Bruque / EFE)

La testigo es de la pocas personas que han afirmado que Antonio, el asesinado, maltrataba a su hija. “La maltrataba más con la boca porque tenía mucho desparpajo al hablar. Con las manos era más para los empujones para sacarla de casa, o quitarla del medio”, ha dicho la mujer. El juez ha querido aclarar ese punto y le ha preguntado directamente a la testigo si ella había presenciado dichos empujones, a lo que la testigo ha contestado: “No”.


Maje a Salva desde la cárcel: “Mi madre dice que reza por ti para que no me falles”





Durante la vista, la acusación ha dado a conocer el contenido de algunas cartas que Maje y Salva se intercambiaron estando ya en prisión. Y la madre de la viuda negra aparece referida en varias de ellas, como en una en la que Maje escribe: “Mi madre dice que reza por ti para que no me falles”.

En cambio, la familia de la víctima se ha alineado con la visión que los testigos, amigos de Antonio, habían dado ya la sesión anterior sobre la personalidad del fallecido, incluso abundando en el hecho de que el asesinado estaba mucho por su mujer, que le hacía regalos. Explicó la madre del marido de Maje que poco días antes del crimen, y en su casa, ambos se habían estado besando en el sofá.





Explicó la testigo que notó a Maje muy fría y distante con ella después de la muerte de su hijo.

Los acusados, en extremos opuestos de la fila banquillo, en una de las sesiones del juicio
Los acusados, en extremos opuestos de la fila banquillo, en una de las sesiones del juicio
(EFE)

Así avanza el juicio para aclarar las circunstancias en que Antonio, el marido de Maje, fue apuñalado hasta la muerte por el examante de la mujer, Salva. Lo acechó en el garaje donde guardaban el coche, según la madre de Maje “escondido”, y le asestó las seis puñaladas que segaron la vida al ingeniero.

Salva ya ha confesado que fue el autor material del crimen. Quizá por ello, las acusaciones se fijan más en la viuda negra de Patraix y lo hacen porque están convencidas de que lo planearon juntos, que conspiraron para que se cometiera el crimen. Las llaves que permitieron a Salva irrumpir en el aparcamiento en que mató a Antonio se las habría dado Maje justamente para que pudiera cometer el crimen.

Diferentes partes en el proceso han atribuido a Maje la etiqueta de depredadora sexual capaz de haber convencido a uno de sus amantes –tenía cinco simultáneamente–, en este caso a Salva, para que matara a su esposo. A Salva, se le ha tildado por algunos como de tonto útil. El jurado se verá en la tesitura de dilucidar hasta qué punto tales clichés son ciertos.







Source link