más de 200 policías para evitar aglomeraciones



Ningún cohete (el chupín) se lanzará este 6 de julio desde la Plaza Consistorial de Pamplona. La epidemia de coronavirus llevó a cancelar los Sanfermines de la capital navarra, pero eso no ha evitado que la Policía Municipal establezca un dispositivo especial en este día.

Si en años anteriores el despliegue tenía por objeto mantener la seguridad ante la concentración de miles de personas (y también ante movimientos de radicales abertzales, que un año desplegaron una ikurriña gigante que puso en peligro el lanzamiento del chupín), este 6 de julio el objetivo es controlar el aforo e impedir la aglomeración de personas en este lugar.

Fuentes internas de la Policía Municipal de Pamplona explican a Confidencial Digital que se ha diseñado un dispositivo de control de aforo para este día del chupinazo. Estos agentes se han desplegado principalmente en la Plaza Consistorial y en sus alrededores, para controlar los accesos. Se prevé un aforo máximo de 400 personas en la plaza.

El jefe de la Policía Municipal de Pamplona ha apuntado que son unos 220 los agentes desplegados este día para vigilar que se cumplen las distancias de seguridad establecidas por la epidemia.

Además de policías municipales, también se han desplegado policías forales y antidisturbios de la Policía Nacional.

La alerta por aglomeraciones era especialmente elevada para este día, de ahí que los mandos hayan tenido que pedir voluntarios para trabajar hoy y reforzar el despliegue, ya que se preveía un día “de mucho trabajo”.





Source link