Mataró recoge firmas contra la inseguridad


La tensión generada por la reiteración de actos delictivos en Mataró (Maresme), propicia duras críticas a la gestión municipal. En este caso, un grupo de vecinos ha promovido una recogida de firmas -llevan unas 1.100- a través de la plataforma digital Change.org. Por otro lado, un sindicato de la Policía Local advierte que la situación se agrava por la falta de efectivos de seguridad.

“La convivencia se degrada” explican en la recogida de firmas, con problemas que afectan a toda la ciudad, pero en especial a los barrios más desfavorecidos económicamente como Cerdanyola o Rocafonda. Así, describen escenas de inseguridad en las calles, actos incívicos, agresiones, ocupaciones conflictivas de viviendas, tráfico y consumo de drogas o robos. Los firmantes lamentan que, pese a haberse aprobado varios planes integrales “nunca se han materializado o no se han visto los resultados”. Aseguran que el simple hecho de aplicar con rigor las ordenanzas municipales “sería un gran paso para mejorar la situación”.





Unidad policial de Mataró especializada en ocupaciones de viviendas
Unidad policial de Mataró especializada en ocupaciones de viviendas
(Fede Cedó)

Un ejemplo de la situación de degradación que según los impulsores de la recogida de firmas es la calle Roselló, antes un importante eje comercial del barrio de Cerdanyola, pero que ahora “a causa de la despreocupación del Ayuntamiento” se ha convertido en una zona conflictiva donde prolifera el tráfico de droga, el consumo de alcohol en la calle, la venta ambulante, las peleas y los robos. “Las calles están sucias” y algunos locales invaden la vía pública con mercancías, relatan. “Todo ello -resumen- comporta un impacto en la salud pública y el bienestar de los vecinos” por lo que exigen invertir en mejorar las condiciones de vida de los residentes y reconvertir la ciudad en un lugar seguro “donde la convivencia entre culturas sea una realidad”.

Pese a las críticas, la última junta de seguridad local dio a conocer un notable descenso de delitos del 5,9% los últimos doce meses, gracias en parte al refuerzo de los Mossos d’Esquadra. También se reconoció un imparable crecimiento del 46,3% de robos con fuerza a establecimientos y un incremento del 13,7% de robos con violencia e intimidación en la vía pública y de tirones (5,2%).

En plena crisis sobre la inseguridad en la capital del Maresme, un sindicato policial (SPL-CME) abona la polémica y da a conocer la falta de efectivos en la comisaría de la Policia Local. Entre las deficiencias denunciadas destaca la precariedad laboral de los agentes en determinadas franjas horarias, una situación que juzgan haber propiciado el desvío de agentes a la nueva unidad de policia de barrio. Manifiestan los trabajadores que los días festivos, entre las 03:00 y las 07:30 horas sólo hay una, o como máximo dos patrullas en la calle, lo que provoca que haya servicios urgentes que no pueden ser atendidos, una situación muy preocupante en una ciudad de 127.000 habitantes.







Source link