Moncloa mejora la galería de tiro de los policías que custodian el complejo



El Ministerio de la Presidencia ha puesto en marcha una licitación para encontrar a una empresa que a partir del 1 de enero se encargue de poner a punto y reparar los daños de la galería de tiro en la que se entrenan los policías nacionales y guardias civiles que protegen el Complejo y el Palacio de la Moncloa.

Confidencial Digital ha consultado la documento del procedimiento de contratación abierto por la Subdirección General de la Oficina Presupuestaria y de Gestión Económica del departamento que dirige Carmen Calvo, por iniciativa de la Subdirección General de Medios Operativos.

El presupuesto máximo que se ha asignado a este contrato asciende a 9.082,79 euros al año.

Los agentes destinados en La Moncloa deben realizar periódicamente ejercicios de tiro. Estas prácticas se llevan a cabo en una galería propiedad del Departamento de Seguridad de la Presidencia del Gobierno, encargado de velar por la protección del presidente y de todo el complejo de La Moncloa.

“Parabalas” de caucho

El objetivo de la licitación es buscar a una empresa que desde el 1 de enero de 2021 y por un año, con opción a otro de prórroga, se encargue de los trabajos de mantenimiento que requiere una instalación como la del Departamento de Seguridad de la Presidencia del Gobierno.

La empresa tendrá que encargarse, en primer lugar, de suministrar e instalar (colocación y desmontaje) 445 láminas de caucho, denominadas “parabalas”, para recubrir las paredes de la galería de tiro.

Presidencia establece que esas láminas de caucho deberán tener un espesor de 8 a 12 milímetros, y medir 2 metros por 2,5, con un mínimo de 3 entretelas. Además, especifica que no se admitirá la instalación de láminas “parabalas” procedentes de ruedas de vehículos, aeronaves o similares, ni reutilizadas o recicladas.

Personal de la empresa que resulte adjudicataria tendrá que realizar, durante el año 2021, tres visitas a la galería de tiro del Complejo de la Moncloa para optimizar la colocación de las láminas de caucho suministradas, de forma que se irán cambiando de posición las “parabalas” más dañadas y sustituyéndolas por las que menos impactos hayan recibido.

Cortina anti-fragmento

Otra parte del trabajo consiste en el suministro e instalación de una cortina anti-fragmento. Habitualmente en el fondo de una galería de tiro, donde se encuentran las siluetas u otros objetivos a los que se dispara, se cubre la pared con láminas de caucho.

El vídeo del día

La pandemia alcanza los 59 millones de contagios en todo el mundo.

Por delante de las láminas de caucho se coloca una cortina anti-fragmento. Ese elemento, que suele estar fabricado en látex o en otros derivados del caucho, deja pasar los proyectiles hacia los parabalas, donde impactan.

Lo que evita la cortina es que el proyectil rebote, o que salten las esquirlas de las balas y puedan herir a algún tirador.

En la galería de tiro de La Moncloa se instalará el próximo año una cortina anti-fragmento de 15,64 metros cuadrados, 4 milímetros de espesor mínimo y pintura humectante.

Además, la empresa que gane el concurso se tendrá que encargar de retirar el material actual, limpiar los residuos que puedan quedar y, además, reparar los impactos de bala, arreglar los desperfectos que se vayan detectando en el pavimento o en los revestimientos verticales, y pintar los 100 metros cuadrados de pavimento al final de la anualidad.

Policías nacionales y guardias civiles

La citada galería de tiro se encuentra en el denominado Edificio Seguridad, dentro del Complejo de la Moncloa. Allí tiene su sede el Departamento de Seguridad de la Presidencia del Gobierno, que tiene a su cargo “la protección del personal, edificios e instalaciones del Complejo de la Moncloa, así como las funciones y actuaciones necesarias para la seguridad integral del Presidente del Gobierno y otras personas e instalaciones que determine el Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, en coordinación con el Ministerio del Interior”.

El Departamento de Seguridad está formado por personal externo, pero principalmente lo integran miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado: policías nacionales y guardias civiles, seleccionados por el Ministerio del Interior por libre designación.

Entrenamientos con armas

En el marco del Plan General de Seguridad del Complejo de la Moncloa y sus Áreas Especiales, los policías y guardias civiles asignados a Presidencia del Gobierno se tienen que entrenar, y deben cumplir también tanto el correspondiente Plan Nacional de Tiro, como la Orden General de Tiro.

De ahí que exista una galería de tiro propia en el complejo, en la que los agentes realizan ejercicios al menos con periodicidad trimestral y semestral: “Se cuenta con una galería de tiro donde, por un lado, se realizan entrenamientos específicos con armas, y por otro, se imparten cursos programados por el propio Departamento. De la misma forma, esta galería de tiro ayuda a que el personal de los Cuerpos de Seguridad cumpla con sus planes nacionales de tiro”, se explica en la documentación del contrato.

Los ejercicios de los policías y guardias civiles implica “un uso constante y diario” del recinto, “lo que supone un fuerte desgaste y deterioro de sus elementos e instalaciones”. Por ello “se considera, desde el punto de vista de la seguridad de las personas y de las instalaciones, muy necesario acometer anualmente los trabajos de reparación y acondicionamiento, garantizando la seguridad de los usuarios, así como reunir las condiciones de salud laboral exigidas, dentro parámetros de Seguridad y Salubridad necesarios para un uso óptimo y sin riesgos”.

Un policía nacional y una comisaria

En la documentación del contrato consultada por ECD se indica que el responsable del contrato es Óscar Olivares García.

Se trata de un policía nacional que en 2017, aún con Mariano Rajoy en La Moncloa, fue nombrado director de programas del Departamento de Seguridad de la Presidencia del Gobierno.

La jefa del Departamento de Seguridad es la comisaria principal de la Policía Nacional María Marcos, que fue nombrada para ese puesto en septiembre de 2018, a los pocos meses de llegar Pedro Sánchez a La Moncloa.





Source link