Persecución trepidante de una narcolancha por tierra, mar y aire en Tarifa


Los primeros en avistarla fueron los tripulantes de una patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil. La silueta era, indudablemente, la de una narcolancha, una goma
(como a veces se dice en argot), una embarcación semirrígida que usan las redes de narcotráfico. Desde el mar, se comunica a equipos de tierra y aire de la localización de la fueraborda sospechosa. Ahí arrancó la trepidante persecución que acabó con la incautación de la veloz barca y la detención de uno de los tripulantes, otros dos, lograron huir confundidos entre la vegetación de la zona cercana a la playa.

Los tripulantes de la embarcación narco, corriendo por la arena de la playa para escapar de la Guardia Civil
Los tripulantes de la embarcación narco, corriendo por la arena de la playa para escapar de la Guardia Civil
(Guardia Civil)






La operación de hostigamiento policial a los traficantes y su neutralización se produjo el domingo por la tarde en la zona de Punta Paloma, término municipal de Tarifa, en Cádiz. Se trata de un enclave en el epicentro del Estrecho de Gibraltar, una de las rutas de tráfico de drogas, en especial de hachís, de toda Europa.

La narcolancha interceptada es de las que se denominan “nodrizas”. La etiqueta responde a que es una embarcación que transporta a gran velocidad combustible para abastecer a otras fuerabordas cargadas de droga y que esperan en algún punto el momento idóneo para acercarse a la costa y descargar la ilegal mercancía.

La embarcación, ya embarrancada, con garrafas para el transporte en cubierta
La embarcación, ya embarrancada, con garrafas para el transporte en cubierta
(Guardia Civil)

Las de transporte de droga y de combustible tienen las mismas características y su uso suele ser intercambiable. Van provistas de motores sobredimensionados en potencia para una embarcación tan pequeña y de poco peso. El consumo de combustible es muy algo y por ello es necesario repostar en el mar.





Los tripulantes de la narcolancha de Punta Paloma fueron conscientes de que habían sido perfectamente detectados por la Guardia Civil y se dirigieron a la playa. Embarrancaron la fueraborda en la arena y se dispersaron a pie. En la grabación de vídeo se ve perfectamente a los sospechosos huir despavoridos por la arena, mientras les persigue desde el aire un helicóptero de la Guardia Civil.

Efectivos del instituto armado dieron finalmente con la embarcación y lograron detener a uno de los sospechos que, tras varios intentos algo torpes de zafarse de la acción del helicóptero, fue finalmente interceptado y arrestado.







Source link