Policías nacionales reclaman un plan propio de vacunación



La paralización de la vacunación con dosis de Astrazeneca es el último contratiempo de un proceso que especialmente en el caso de los miembros de la Policía Nacional está siendo accidentado. De ahí que un sindicato haya decidido reclamar mayor iniciativa a sus mandos.

La Confederación Española de Policía (CEP) ha enviado una carta al director general de la Policía, Francisco Pardo Piqueras, en la que solicita “la inmediata elaboración de un plan específico de vacunación en este cuerpo, similar al disponible en las Fuerzas Armadas”.

Hay que señalar que, según los datos desvelados esta semana por Margarita Robles, hace unos días ya había 55.000 militares vacunados, para finales de esta semana se espera que sean más de 70.000, y se pretende cubrir a la casi totalidad de los 120.000 integrantes de las Fuerzas Armadas para finales del mes de mayo.

El vídeo del día


Bal reprocha a Iglesias que “disculpe la violencia”

Frente a ese ritmo de vacunación entre los militares, el CEP lamentan que el proceso de inmunización de los policías nacionales está siendo mucho más lento.

“El caos está presidiendo el proceso de vacunación, con diferentes ritmos y prioridades según Comunidades Autónomas y con órdenes y contraórdenes sanitarias sobre la idoneidad o riesgo de las diferentes marcas de esas vacunas”, lamenta este sindicato, que apunta que este “caos” está afectando directamente a los policías.

Subrayan que los agentes de las Fuerzas de Seguridad, y concretamente los policías nacionales, son “críticos y esenciales por las funciones que desarrollan”.

Pese a ello, se están produciendo retrasos como el de Cataluña, que ellos consideran “un desprecio y maltrato intolerable y sectario” por parte de la Generalitat.

Ante todos estos problemas, y ahora con el freno a la administración de dosis de Astrazeneca, la Confederación Española de Policía afirma que la Subdirección General de Recursos Humanos y Formación del cuerpo “no puede permanecer impasible ante este escenario, cobijada en el argumento de que el proceso de vacunación de los policías lo ejecutan las autonomías”.

La petición de CEP es que dicha subdirección general elabore un plan específico para la plantilla de la Policía Nacional, como el de las Fuerzas Armadas, y que el Ministerio de Sanidad suministre directamente las vacunas a la Dirección General de la Policía.

Las dosis serían inyectadas a través de los servicios médicos, centrales y periféricos, con que cuenta la Policía Nacional. De esta forma los agentes del cuerpo dejarían de depender de los cambios en la estrategia que deciden los gobiernos autonómicos.





Source link