Un cabo 1º inocente en la investigación por un altercado con policías


“Sin responsabilidad en los hechos”: con esa declaración por parte del instructor ha terminado para un cabo primero de la Guardia Civil el expediente abierto a cuatro miembros del Instituto Armado que se vieron envueltos en un altercado violento con clientes de un pub, y después en un centro de salud y en una comisaría tuvieron una discusión con policías nacionales.

La defensa del cabo primero la ha llevado Silvia Domínguez García, socia directora de SDG Abogados, que dirige la asistencia letrada de la Asociación de Cabos de la Guardia Civil.

Al menos para este cabo primero, la investigación interna ha terminado con esa declaración de no tener responsabilidad en los hechos. Este tipo de incidentes de miembros de la Guardia Civil que estando fuera de servicio se ven envueltos en alguna pelea o altercado se suelen saldar con la acusación de haber cometido una falta de “observancia de conductas gravemente contrarias a la dignidad de la Guardia Civil”, que contempla la Ley Orgánica 12/2007, de 22 de octubre, del régimen disciplinario de la Guardia Civil.

Sobre todo, se considera que han cometido esta falta cuando trasciende en ese incidente que son miembros de la Guardia Civil fuera de servicio.

En este caso, cuatro efectivos del cuerpo acudieron a un pub, fuera de servicio. Se inició una reyerta, con agresiones entre varios grupos de clientes, que terminaron alcanzando a algunos de los guardias civiles, que fueron golpeados.

El dueño del local desalojó el pub, y acudió una patrulla de la Policía Nacional. Los cuatro miembros de la Guardia Civil se trasladaron a un centro de salud para ser atendidos de golpes y heridas.

Allí se encontraron de nuevo con algunos de los clientes del pub que habían participado en la reyerta, y con ánimo exaltado se dirigieron de nuevo hacia los guardias civiles. Éstos en todo momento alegaron que trataron de calmar los ánimos y mediar para que se rebajara la agresividad de los implicados en la pelea.

De nuevo apareció un coche de la Policía Nacional, y los agentes del cuerpo discutieron con los guardias civiles sobre si entraban o no en el centro de salud, y también posteriormente, cuando trataron de poner una denuncia en la comisaría.

Los policías nacionales aseguraron que los guardias civiles se habían encarado con ellos, que incluso había habido insultos. Pero el instructor reconoce que tanto el cabo primero como sus compañeros en todo momento trataron de apaciguar y rebajar la agresividad de los clientes del pub, así como mediar con los policías nacionales en momentos de tensión.

Cabe señalar también que un juez de primera instancia ya decretó la extinción de responsabilidad criminal para este cabo primero con motivo de estos sucesos, pese a lo cual se mantuvo el expediente disciplinario en la Guardia Civil que ahora ha terminado para él con la declaración “sin responsabilidad en los hechos”.





Source link