Un grupo criminal explotaba como prostitutas a menores fugadas de un centro acogida de Alicante


La infame maquinaria estaba en marcha. Un par de menores actuaban de gancho para que otras de sus compañeras, de edades parecidas, se fugaran del centro de acogida donde estaban y se echaran en los brazos criminales de una organización que las drogaba y prostituía. La Policía Nacional ha desarticulado la banda que se dedicaba a esta actividad. Han detenido a nueve personas, cuatro de ellas carentes de mayoría de edad.

Los delitos que los investigadores achacan a los detenidos es larga: pertenencia a grupo criminal, corrupción de menores, inducción al abandono del domicilio familiar, tráfico de drogas y delito contra la seguridad del tráfico. Fue la dirección del centro quien presentó la denuncia ante las sospechas de que algo estaba ocurriendo. El comportamiento de algunas internas estaba resultando anómalo.





Los investigadores intervinieron varias armas largas simuladas
Los investigadores intervinieron varias armas largas simuladas
(Policía Nacional)

Las víctimas y algunas de las, por así decir, captadoras, eran residentes en un centro de protección de menores en la provincia de Alicante. Y la mecánica seguía una secuencia que la Policía Nacional cree haber reconstruido.

Un par de internas del centro de menores abordaban a compañeras de dicha instalación de amparo y las captaban haciéndoles atractiva la idea de fugarse y de que unos conocidos suyos les dieran inmediato cobijo y ocupación como prostitutas. Las que accedían eran conducidas a un piso, convertido en primer escalón de la trama criminal, donde las recogían y empezaba la administración de drogas y alcohol.

Los investigadores localizaron en uno de los domicilios 400 euros en efectivo
Los investigadores localizaron en uno de los domicilios 400 euros en efectivo
(Policía Nacional)

En esa primera residencia, además del suministro de drogas y la iniciación a la prostitución de las menores, se les daban los elementos necesarios para que mudaran su aspecto, para que parecieran algo mayores. La mayoría de las víctimas rondan los 15 y 16 años. Algunas de las muchachas se teñían el cabello.





En un determinado momento, las adolescentes eran desplazadas en un vehículo de alta gama a otro piso en el centro de la ciudad de Alicante propiedad del jefe de la banda, un ciudadano rumano que, justamente, no pudo ser detenido porque en el momento de la operación se había ido de viaje a su país.

Los miembros de la banda contaban con una placa falsa de guardia civil y varios teléfonos móviles
Los miembros de la banda contaban con una placa falsa de guardia civil y varios teléfonos móviles
(Policía Nacional)

Una vez en el céntrico domicilio se incrementaba y aumentaba la actividad corruptora de las menores sin dejar de darles en ningún momento drogas y alcohol. Tanto el conductor del transporte como el jefe de la banda también se acostaban con las adolescentes, a las que grababan en vídeo en actitudes y poses provocativas. Ese material servía como reclamo en búsqueda de clientela.

Tres de los adultos que sí han sido detenidos en la operación son de nacionalidad española, con edades comprendidas entre los 24 y los 59 años. “Las cuatro menores detenidos, de 15 y 16 años y de nacionalidades española, rumana y venezolana, fueron puestos a disposición de la Fiscalía de Menores de Alicante, decretando el internamiento de dos de ellas en centros de régimen cerrado”, se relata en una nota policial.





El resto de adultos fueron puestos en libertad tras pasar por comisaría. La investigación continúa hasta dar con el cabecilla y por si pudiera aparecer alguna víctima más.







Source link